Quatricomía, sangre y otros asuntos domésticos

Se abren las compuertas. Salgo a la puta calor como un toro. Es la tarde de la cultura y de la letra negrita. Voy a la Facultad de Derecho a ver una exposición de pintura y a revivir viejos traumas. Quedo con el ángel negro Diego Tejedor que me aguanta y me espera. Estoy en frente de casa de los padres de Luis Cebrián. Mando una nota de voz a Luis Cebrián en la que hablo de una enorme nevera portátil en la que estoy metido, rodeado de botellas de Schweppes limón. El anunció de Schweppes limón era una promesa y un sueño. Tu vida cambió. No eres como ayer. Hoy todo es mejor, sabes escoger. Antes de que llegue Diego, aparecen Miguel Frago y Jonatan Abadía. Van al mismo sitio que voy yo. Hablamos del trazo y la textura y llega Diego. Lo mejor de Derecho siguen siendo las chavalas. La biblioteca de la CAI. El infierno. 

Entramos por la puerta principal. Por la misma que entré cuando tenía dieciocho años con la intención de empezar bien mi carrera. En el vestíbulo de la llamada zona noble hay colgados cuadros de Fran Gil, Lorena Pérez, Pilar Ornaque y Federico Contín. El decano dice que la presentación será en la sala de juntas y nos vamos para allá como un rebaño dócil. El decano habla o quizá lee algo que se ha preparado. Después habla Contín y recuerda los tiempos en los que pintaba pancartas contra los terroristas. Lorena Pérez y Pilar Ornaque dan las gracias y explican que, gracias a Dios, no estudiaron derecho. Fran Gil dice que siempre que haya cultura, debería haber pintura. Justo en el momento en que una rubia perturbadora entra en la sala de juntas, todos nos levantamos y nos dirigimos a ver los cuadros. Hay de todo. Vayan a verlo. Me voy al baño con Diego y veo a una profesora de Derecho Internacional subir la piedra de Sísifo hasta lo más alto. Recuerdo los suspensos, las cornadas, las horas de duda, el sueño tremendo, la pereza, el chándal, los profesaurios y los dictadores. Con su pan se lo coman. Paco Baltar se mueve como un ángel por la escena. Un ángel bueno. Hay una variación del autorretrato del pintor Francisco Pradilla hecho por Contín que es una orgía de color. Las cuencas de los ojos son un mundo. Fran Gil ha dejado colgadas en la facultad que tanto le atormentó unas joyas que merecen una visita. Me sorprende una que se llama "Las doce del mediodía". Entrando a la derecha está el León de Lorena Pérez. Miau. Mucho ojo a su Ortega Cano-Baco y a la "Última Cena de Disney". Pilar Ornaque es otro mundo, un mundo interesante y atractivo, que abre puertas y hace pensar. Hay que ir a ver esta exposición. Se llama Quatricomía. Dicen que va a ir a verla Manuela Carmena un día de estos. Suerte. 

Nos vamos a los Portadores de Sueños. Por portar que no quede. En la escalera de derecho, Fran Gil nos dice que a veces tiene pensamientos violentos y que otras veces nota sentimientos de gratitud y amor hacia todas las personas. Nos ha jodido. Caminamos por el campus. ¿Por qué llamamos 'campus' a este jodido asfaltus? Se presentan dos poemarios de la colección "La gruta de las palabras". Octavio y Carmen. Carmen y Octavio. Generación. Militancia. Habla Fernando Sanmartín. Hemos venido a buen paso el Insaciable y yo. Sudamos como perras. Escuchamos a Fernando Sanmartín, con esa voz de cadencia única, de calma marina y transparente. Después, habla Enrique Cebrián. Se ha puesto las gafas de Unamuno. Dice todo lo que hay que decir. Explica las nuevas voces y los viejos temas de "Con la llegada de la sangre" y "La vida doméstica". Hablan los autores después. El tiempo nos trae el silencio. Hablan, pero parece que preferirían no hacerlo. Quizá, ya esté todo dicho. Susan Q. me dice que da clase a niños a más de treinta grados. Paco Doblas, Javier de Sola y Bruno Aceña callan más de lo que saben. Por ahí andan Santi Rex y Antonio Estación. Aguirre hace de niñero con Sabina, la hija sonriente de Eva Puyó. Rodolfo Notivol, Pablo Ferrer, David Mayor. Conciencia de clase. Estilo. A la fila para que me firmen. La hermana de Octavio dice por whatsapp que su hermano ha adelgazado. Los gemelos Gómez García y el facebook. La desinhibición. Echamos de menos a David Giménez.

¿De verdad soñaste con Errejón? Así fue. Sueño mucho. Duermo raro. Veo dimensiones inexplicables. Al despertar, la vida me parece aburrida. Soñar con Errejón no es lo malo. Lo malo es contarlo. Cuando leo los poemas de Carmen y Octavio me parece como si los hubirera escrito yo. Sé lo que significa la noche. San José de Calasanz desembarcando en Catania. Me hablan de una película. Me voy con mi ángel a casa. Paramos en el Caracol Peludo, un nombre impropio para una terraza burguesa y mediopensionista. Se levanta un viento desmesurado que casi se lleva nuestros libros. Caen algunas gotas. Se dibujan las siluetas de Sanmartín y Aguirre en el bulevar. Paran. Les presento a Diego. Se van. Ese tío tradujo a Aristóteles al vasco y tenerlo de amigo en Facebook es una puerta abierta a otro mundo. Nos vamos. Luz en casa de Melero. En el puente de los Gitanos me encuentro con el fantasma de Hans William Debot que me mira y me dice ¿qué hay de lo mío? Me mando un mensaje de audio a mí mismo. Mañana hablamos. 


 

El efecto espejo

En la esquina de la Avenida de la Toma con la Calle 13, en Neiva, Colombia, un señor de cincuenta años y una chica de diecinueve se encontraron de frente en un espacio reducido al girar la esquina que forman ambas calles.
El señor intentó salir por su izquierda. La joven quiso hacerlo por su derecha. No fue posible. Entonces, él quiso salir por su derecha y ella trató de hacerlo por la izquierda. Sonrieron tímidamente. Volvieron a intentarlo, pero tampoco fue posible.
Pasados unos días, ambos personajes siguen atascados en lo que se ha dado en llamar el ‘efecto espejo`. Algunos curiosos se detienen en la calle a observarlos. Es un espectáculo llamativo. El colegio de matemáticos de la región estudia las posibilidades de que este bucle se rompa y no ha llegado, por el momento, a conclusiones significativas.

Dentro del ámbito de lo privado

Desde el Movimiento por el Ámbito de lo Privado hacemos las siguientes exigencias:
-Todos los creyentes en la religión del fútbol deben mantener su fe dentro del ámbito de lo privado. Deberán abstenerse de ir a estadios y de expresar sus aficiones en la vida pública. Deberán dejar de gritar gol por las ventanas.
-Todos los creyentes en la religión del llamado «running» deberán mantener su fe en el ámbito de lo privado. Deberán abstenerse de cortar calles y de ir por la vida con ropajes fluorescentes.
-Todos los creyentes en la religión del Gin Tonic deberán abstenerse de hablar de ello y mezclarán y beberán sus bebidas en el ámbito de lo privado.
Y así sucesivamente.
Todos pueden hacer todo con libertad democrática, solo faltaba, pero en el ámbito de lo privado.

Bajar la persiana

Hay un tipo con traje, corbata y maletín en mi balcón. Me mira desde el otro lado del cristal. Vivo en un octavo. La puerta está cerrada. Parece un vendedor de seguros o un abogado. Pone cara de buena persona. Es probable que haya llegado volando. También puede haberse descolgado desde el noveno con una cuerda. Quizá entró ayer por la puerta de la calle y se metió en mi balcón. Desconozco la respuesta. No es la primera vez que me pasa esto. Voy a bajar la persiana. Seguro que mañana ya no estará allí.

Bajé a reciclar

1.

Bajé a reciclar en pijama en señal de protesta.
Allí estaba John Voight vestido de cowboy. Mascaba chicle. Me miraba.
Eché el plástico en el contenedor amarillo.
Aplaudió.
Eché las botellas en el contenedor de vidrio.
Aplaudió.
Eché el cartón al buzón azul.
John aplaudió y los flecos de su cazadora se movieron a cámara lenta.
-Has salvado el puto planeta una vez más, tío -me dijo.
No me atreví a mirarlo.

 

2.

Bajé a reciclar para estirar un poco esa correa voluntaria que se llama familia.
En los contenedores me encontré a Cameron Díaz.
-Estoy salvando el mundo -le dije.
-Déjate de mierdas -respondió- y dame lo que llevas en la bolsa. La vida no me ha ido bien.
Dudé. Podría salvar el mundo o ayudar a Cameron Díaz. Busqué palabras en mi mente, alguna frase hecha o un refrán, pero solo se me ocurrió esto:
-Espero que lo entiendas.
Y lancé la bolsa al fondo del contenedor amarillo.

 

 

3.

Bajé a reciclar para dar un respiro al planeta.
En ese momento llegaba el camión de la basura. Cuando frena, el camión de la basura hace un ruido agudo que está afinado en el mismo tono que el «Bendita y alabada sea la hora».
Hablé con los operarios de la contrata FCC.
-Ustedes son dos ángeles surfistas de la noche. Gracias por su trabajo.
Me miraron con cara de pena. Se marcharon. Me fui. Mientras entraba en mi casa, escuché otra vez la voz de cientos de infanticos frenando con su canto al camión de la basura.

 

4.

Bajé a reciclar vestido de torero.
Hay una expresión que dice que si te dan una buena leche puedes acabar vestido así.
Entré a matar al volapié en el contenedor amarillo con una botella de Trina vacía. La estocada fue un poco pescuecera, pero efectiva. El respetable pidió la vuelta al ruedo. Me cayeron dos pinzas de la ropa y un chorro de agua de un aire acondicionado desbordado.
Volví a casa por la puerta grande.

 

5.

Bajé a reciclar para dejar a nuestros hijos el mundo que nos gustaría que nos hubieran dejado nuestros padres o algo así.
Subida en el contenedor amarillo estaba Paloma del Río.
-Te hacía en Río, Paloma del Río.
-No tiene ni puta gracia. Vengo en carne mortal a decirte con esta voz de institutriz solemne que no te burles del reciclaje ni una vez más o acabaremos contigo.
Iba a preguntarle si me estaba amenazando, pero eso se hace en las películas malas. Me había amenazado claramente.
Paloma saltó del contenedor con un carpado adelante y desapareció.

 

6.

Bajé a reciclar para frenar el calentamiento de los polos y calipos.
Dentro del contenedor de basura dormitaba Bustamante.
-Me has despertado- me dijo.
-Lo siento. No te había visto.
-Te concedo tres deseos- respondió, mientras se quitaba de la cabeza una cáscara de naranja. Soy genio en mis ratos libres.
-Gracias. Sólo quiero uno.
-Qué raro. A ver.
-Que vuelva el gusano del amor del Parque de Atracciones.

 

7.

Bajé a reciclar tras leer los planes de la Agenda 21 contra el Cambio Climático en Bujaraloz.
En el contenedor azul estaba Antonio Banderas.
-Podría vivir mi vida. Jugar al golf, desaparecer. ¿Sabes? Pero no soy así. Me pongo un traje de mierda y voy a una gala para salir en las revistas rodeado de tías buenas y ayudar a no sé quien. Soy buena persona.
Eso me dijo Antonio Banderas mientras yo tiraba una litrona en el contenedor de vidrio. Le miré y le dije:
-Nunca has roto un plato, Antonio. Tira esta otra litrona al contenedor y siéntete por un segundo un vándalo. Luego, vete en paz.

 

8.

Bajé a reciclar para desconectar.
-Desconectar es de pusilánimes -me dijo Rafa Nadal, que estaba apoyado en el contenedor verde -yo no desconecto nunca.
-¿Cómo sabes lo que estaba pensando? -le dije.
-Tengo superpoderes. Juego mi mejor tenís. Tengo un sobaco mágico y español que todo lo puede.
-¿Podrías morder esta botella antes de que la eche al contendedor?
-Claro. Estoy muy bien educado. Soy un ejemplo para todos.
Rafa mordió la botella y yo no volví a desconectar nunca.

 

9.

Bajé a reciclar para frenar el cambio en la distribución estadística de los patrones meteorológicos durante un periodo prolongado de tiempo. Allí estaba Usain Bolt.
-Todos te admiran, pero yo no -le dije.
-Deberías hacerlo. ¿Por qué no me admiras?
-No te atreves a competir contra tu mayor rival.
Usain hizo gestos de rapero.
-No te entiendo -me dijo.
-Corres contra los demás, pero ya no corres contra ti mismo. Eres un perdedor.
Eché una bolsa llena de aire al contenedor amarillo y Usain Bolt se puso la capucha.

Mi colección de Coca Colas de garrafón

Cuando un amigo se marcha de viaje, le pido que me traiga coca colas de garrafón del lugar que visita. Nadie me hace caso. Explico mi colección, pero la gente me mira como si yo fuera idiota o como si estuviera bromeando. No es broma. Colecciono coca colas de garrafón como otros coleccionan libros, coches o mecheros. No es tan grave, ni tan raro. Hay una belleza en la emulación y un ingenio cutre en la imitación que me fascina. Las mil versiones de una misma historia. La coca cola falsa es un arte.

Con un enlace a este artículo, la gente me tomará más en serio y quizá esta colección crezca y merezca estar en una vitrina en la Carpa del Ternasco.

He decidido mostar mi colección y pedir ayuda a todo el que aparezca por aquí. Estoy abierto a recibir donaciones y colaboraciones, además de consejos, apreciaciones y lo que haga falta.

Como podéis comprobar, trabajo los rediseños y las coca colas Zero si son diferentes de la titular o si no hay titular.

  1. Cola Aliada.  Caduca en septiembre 2016. Conseguida en el Corte Inglés de Zaragoza. Llena.

coca cola coleccion saldaña (1)

2. Look Cola: Cola francesa donada a esta colección privada por Maru De Los Pelos.  Caduca en julio de 2016. Llena.

coca cola coleccion saldaña (18)

3. Highway Cola: Cola Holandesa donada a la colección por Diego Celma en una de sus Historias de Diequito. Caducada en octubre 2015. Vacía.

coca cola coleccion saldaña (20)

4. Cola Classic: Flagrante cola de garrafón de Carrefour. Caducada en abril de 2016. Llena. Conseguida en el Carrefour de Zaragoza. Llena.

coca cola coleccion saldaña (21)

5. Refresco Cola Covirán: Encontrada en un supermercado 24 horas de Sevilla. Caducada en mayo de 2016. Interesante ejemplar que ni siquiera intenta tener un nombre propio. Humilde. Llena.

coca cola coleccion saldaña (23)

6. American Cola: cola de la mítica marca SPAR. Encontrada en el SPAR de un pueblo aragonés. Caducada en junio de 2016. Llena.

coca cola coleccion saldaña (17)

7. Colombiana La nuestra: ejemplar regalado por el periodista Pablo Ferrer tras un viaje a Colombia. Caducada en enero de 2016. Llena.

coca cola coleccion saldaña (19)

8. Cola Hacendado: Cola de garrafón de la marca blanca de Mercadona. Encontrada en un Mercadona cualquiera. Caducada en junio de 2015. Vacía.

coca cola coleccion saldaña (15)

9. Alteza Cola: grata sorpresa encontrada en un Bonarea del casco antiguo de Zaragoza. Caducada en junio de 2016. Llena.

coca cola coleccion saldaña (12)

10. Vimto: No está claro que sea Cola, pero no pienso comprobarlo. Encontrado en un paquistaní de Barcelona. Caducada en febrero de 2015. Llena.

coca cola coleccion saldaña (11)

11. Berta Cola: Diseño antiguo de una cola de garrafón pujante. Encontrada en un Simply de Zaragoza. Caducada en junio de 2015. Vacía.

coca cola coleccion saldaña (10)

12. Berta Cola Rediseño: Reformulación del diseño de un icono de las colas de garrafa. Muy en la linea de Apple, buscando las esencias. Caducada en julio 2016. Llena.

coca cola coleccion saldaña (9)

13. Tab: Aunque es un producto oficial de Coca Cola, me gusta tenerlo porque es decadente y fue un fracaso. Tiene, además, un diseño muy de garrafón. Encontrada en Matalascañas. Caducada en mayo 2015. Vacía.

coca cola coleccion saldaña (8)

14. Sai Si: Encontrada en un chino barcelonés. Lleva una pegatina por detrás en la que dice que caducó a principos de julio de 2016. Llena.

coca cola coleccion saldaña (7)

15. Freeway Cola Cero: Cola de garrafón habitual hace tiempo en diversos supermercados. Encontrada en un Simply. Caducada en diciembre de 2015. Vacía.

coca cola coleccion saldaña (6)

16. Consum Cola: La cola del grupo Eroski. Difícil de encontrar. Este ejemplar, encontrado en Valencia, sufrió un golpe y está en parte esbafado. Llena. Caduca en marzo 2017, algo que no puedo entender.

coca cola coleccion saldaña (4)

17. Cola Día: Icónica cola que no necesita más que la palabra cola y el logotipo de su cadena de supermercados para identificarse. Caducada en noviembre de 2015. Vacía.

coca cola coleccion saldaña (5)

18. Casera Cola: mítica cola. Veterana en el gremio, que ha buscado diferenciarse por un cambio en la forma de la lata. Caducada en abril de 2015. Vacía.

coca cola coleccion saldaña (2)

19. Solo Kola: Donación particular de Maru de los Pelos Estilistas. Encontrada en Francia. Caduca en agosto de 2016. Tiene un color especial.

coca cola coleccion saldaña (25)

20. Planet Cola zero: cola de garrafón de Auchan. Encontrada en Alcampo Utrillas. No había la misma versión en cola normal. La sigo buscando. Caduca en julio de 2016.

coca cola coleccion saldaña (24)

 

Inglés Nivel Medio – Muy jefe

-Haces demasiadas cosas- me dijo un gurú de garrafón -yo tengo una novela en un cajón y no puedo sacarla porque distorsionaría lo que hago.

Puede ser. Pero lo necesito. Así que no seguiré el camino que me presentas. Vivimos en un mundo de especialistas en nada. Yo quiero ser todo. Quiero ser buzo, esquiador, presidente, mosquetero y puta, entre otras muchas cosas. Así que tendré que hacerme cuentacuentos.

En el curriculum pongo Inglés Nivel Medio. Lo ponemos todos los que hablamos inglés mal. Es el curriculum de los valientes. Muy jefe es una expresión que siempre me ha gustado. Muy jefe es el nombre artístico. Yo soy muy jefe.

1. Precedentes. Nubosidad Variable

NUBOSIDAD VARIABLE-EP-EL HERMANO SEBASTIAN 2007_400x368Era el grupo que formamos mis amigos y yo. Aprendimos mucho juntos. Hicimos varios discos. Se pueden descargar en esta página. Lo pasamos bien. Perdimos la vergüenza y nos adentramos en el camino de la creación. Cada uno lo hizo a su modo. Yo, quizá, lo hice desde un punto de vista más interior, más basado en la lectura como oxígeno.

Aprendí a tocar el bajo para hacerme un hueco. Mi hermano me dijo que tocaba como un oso, pero que siguiera porque había pocos bajistas. El bajo me sirvió para escribir canciones. También para aprender algo de música y de ritmo y para entender que la música se siente en el pecho, que el ritmo es básico y físico y la melodía es intelectual y mental.

2. Inglés nivel medio

Siempre me gustó componer. Lo hago con inocencia y libertad. Siempre creo que estoy haciendo una canción brillante. Compongo por la calle. En mi mente. Abro ficheros como en un ordenador. Los avanzo, guardo y cierro. Después, cuando están acabados, los busco en la guitarra o en el instrumento que sea. Es entonces cuando me doy cuenta de que mis composiciones son sencillas.

El disco se grabó en los estudios Séptimo Cielo de Zaragoza, un lugar interesante y mágico en el que han grabado discos bandas como Bigott o la Costa Brava.

3. Escucharlo. Descarcargarlo

El disco se puede escuchar y descargar gratis en la plataforma Virtualbum.

Virtualbum es una plataforma que proviene del portal Aragón Musical. Esta web funciona con un contrato discográfico sencillo en el que se pacta un año de presencia exclusiva en la plataforma a cambio de muchas facilidades económicas para la grabación del disco. La grabación corre a cargo de la discográfica a cambio de un año de permanencia en la plataforma.

Escuchar y descargar en Virtualbum. 

La descarga está en la parte de abajo a la izquierda de la página.

4. Diseño

El diseño es un trabajo de Pedro Popker. En este enlace podéis encontrar una explicación de cómo se trabajó el libreto. 

MUY JEFE INGLÉS NIVEL MEDIO sólo portada digipack RGB reducida

5. Prensa y contacto

La Nota de prensa de la presentación del disco se puede ver en este enlace.

5.1. Fotos

Autores: Un par de dos fotógrafos.

 

6. Video clips

  •  1. Autobronceador:

  • 2. APF Cool.

  • 3. La mujer de la tienda de libros

7. Recortes de prensa

8. Conseguir el disco de Muy jefe en formato físico

El disco estará en Virtualbum durante un año desde la fecha de la publicación. Si quieres conseguirlo en formato CD, rellena el cuestionario y te lo haré llegar cuando pase el plazo.