El pedo cósmico

Ponle una nota, por favor
[Total: 1 Average: 5]

Caminamos irremisiblemente hacia la exaltación de la ignorancia, hacia el pedo cósmico, hacia el vacío mental y el automatismo. Nos comemos lo que nos dan en la tele y nos vamos convirtiendo en idiotas crónicos. Repetimos las palabras de los políticos y las tonterías insoportables de muchos peleles que aparecen en la tele. Hoy quiero detenerme en un detalle pequeño, pero muy significativo. Desde hace un tiempo, muchos niños no han visto una vaca, ni una oveja, ni un gallo, ni una cabra. Me consta que una profesora mandó dibujar un pollo a los niños en la escuela y todos lo dibujaron asado. Estos niños ahora empiezan a tener veinte años. Veinte años sin ver un cerdo. Nos inventamos la pantomima de la granja-escuela y del turismo rural. Como si ir al pueblo de tus abuelos fuera una expedición al Orinoco, pero parece que no acaba de funcionar. Una sociedad que no sabe de dónde viene se condena a la vulgaridad. Nosotros venimos de matar al cerdo, de esquilar a la oveja, de ordeñar a la vaca y de correr al toro. Es nuestra personalidad y lo llevamos dentro. Uno no puede entenderse y conocerse a sí mismo -permítanme la expresión- sin conocer a un cerdo en persona.




Estado del servidor

2 thoughts on “El pedo cósmico

  1. ¡Di que sí, Maquinista! ¡Ya era hora de que alguien hablase alto y claro! Soy un cerdo y acepto sus visitas. Cuando quieran, concertamos una cita y me conocen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *