Dogmas

Ponle una nota, por favor
[Total: 2 Average: 5]

Instrucciones para crear un dogma: elija un asunto que produzca preocupación y que pueda generar altas dosis de empatía. No dé mucha información, pero mantenga la cuestión en primer término de la actualidad durante un buen tiempo. Explique las posibles consecuencias con amplitud y con una buena dosis de imaginación. El condicional lo aguanta todo. Inocule poco a poco el miedo. Busque ejemplos icónicos. Póngales nombres y apellidos. Aquí está la clave para que el dogma salga perfecto en su punto de cocción: tome el todo por la parte sin que se note. Tiene que parecer que su ejemplo es un resumen preciso de todo el problema. Cree rituales que sean identificables. Busque víctimas. Las víctimas son los nuevos héroes. Repita el proceso. Para continuar, añada un toque de modernidad. El dogma debe parecer algo muy nuevo y, si puede ser, debe estar acompañado de cierta fascinación. Debe ser fácil de decir y tener una sonoridad atractiva. Otro elemento esencial son los enemigos. Busquemos a alguien que niegue el dogma o que lo ataque de algún modo. Amplifiquemos su señal y nuestra respuesta. Pongamos sus argumentos en ridículo. Creemos un enemigo con cara y ojos. Seamos víctimas para ser héroes. Ya casi estamos. Faltan los bufones. Incorpore el dogma en monólogos, series, chistes y demás elementos de distracción pública. Los bufones son baratos y le dan al dogma el toque final, lo que estábamos buscando: la apariencia de normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *