Un garrotazo por compasión

por | marzo 26, 2009
Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Los niños anti plan Bolonia se lo pasan muy bien haciendo el tonto. Se han cansado de estar en el interfacultades fumando hierba y ahora se han metido en el rectorado. El fin de semana pintaron de rojo el agua de algunas fuentes. Cinco mil euros y treinta jornadas de trabajo. Me equivoco hablando sobre ellos, pero me gusta equivocarme de vez en cuando. Debería ignorarlos, pero no tengo tiempo. El rector se la coge con papel de fumar. El delegado del gobierno espera a que suene el teléfono y los ciudadanos nos preguntamos cómo cuatro porreros pueden entrar con sus colchones en el rectorado como Pedro por su casa. Que alguien haga algo. Que entren y les den un garrotazo. Lo están pidiendo a gritos. Es lo que más desean en el mundo. Así tienen algo que contar el resto de sus aburridas y previsibles vidas.

12 pensamientos en “Un garrotazo por compasión

  1. Pingback: Un garrotazo, por caridad

  2. El hijo del capitán

    Genial, maquinista.

    A mí este tema me tiene sobrecogido:
    – Me fascina la imagen de la Universidad como el nuevo Templo al que debería tenerse que entrar descalzo. ¡¡¡La policía ha entrado en la Universidad!!!, ha atentado contra la Libertad, ha violado los límites del Saber, la fuerza se ha impuesto a la Razón, no podrán con Nosotros y todas esas cosas mayúsculas.
    – Me fascinan los universitarios que se manifiestan. Si les cortas el pelo (a los que todavía tienen) y les sustituyes el vaso de litro por una pandereta, tienes a la tuna del siglo XXI. Clavaditos en la edad y en su interés por el Saber…
    – Y me fascinan, sobre todas las cosas, los cincuentones nostálgicos de un pasado que nunca tuvieron. Los que se conmueven viendo a cuatro universitarios con una pancarta, los que ensalzan la juventud como si fuera un valor absoluto, los que sobreprotegen a los sobreprotegidos, los que se disfrazan de jóvenes cuando siempre han sido viejos.

    Responder
  3. Nani

    Buf, maquinista. Creo que se te ha ido un poco la mano. Me has traido a la mente con tu artículo un lenguaje que se utilizaba en España en una época no tan lejana (época que por suerte nosotros no vivimos), cuando se hacían leyes contra los vagos y maleantes.

    De acuerdo totalmente en que no se debe permitir los desmanes incivilizados a nadie. Pero reconóceme que quien se opone al plan Bolonia (y son unos cuantos) tienen derecho a opinar, y que sin embargo no se está teniendo en cuenta esa opinión. Como ocurre con casi todo (recordemos ese intento de legalizar las 65 horas semanales) que deriva de la omnipotente Europa, unidad de destino en lo económico, pero no en lo social ni en lo cultural.

    Yo por mi parte admito que no conozco a fondo a fondo lo que se proponen con el Plan Bolonia, sólo cosas que he leído y he oído. Parece que quieren acercar la universidad pública a las empresas privadas, es decir, que los licenciados vengan ya preparados para insertarse (o ser insertados) en el mercado laboral. Y a mí personalmente sólo leer este enunciado me pone los pelos de punta. También se habla de sustituir las becas por los créditos. Mmmmh, como huele a privatización, ¿no?

    Un íntimo mío que lo ha estudiado más detenidamente me aseguró que si ese plan sale adelante, una persona que quiera estudiar todo lo que él ha estudiado, por ejemplo, deberá pagar de 10 a 15 veces más que lo que mi amigo ha pagado. Y será volver a lo de siempre: sólo la gente con dinero tendrá acceso a la educación superior. Y por ahí no, amigos.

    Responder
  4. EL MAQUINISTA

    Querido Nani: no pretendo en este breve artículo entrar al contenido del plan. Sólo denuncio que un gran número de los chavales que han estado en el encierro no tienen ni idea del fondo del asunto. Que, literalmente, buscan que la poli los desaloje para tener más repercusión y que cuando acabe esta «causa» se buscarán otra para seguir haciendo lo mismo.

    Responder
  5. Nani

    De acuerdo. Desconozco si ese es el objetivo único de todos esos chavales. Si fuera así, realmente serían todos unos cretinos. Y entonces mi disgresión no vendría tan a cuento como yo pensaba.

    Ahora, si tú y yo, mano a mano y en coherencia, decidiéramos dedicar la vida que nos queda a atizar un solo garrotazo a todos y cada uno de los ignorantes que viven entre nosotros, nos daría mucho gustico, sí, pero pienso que moriríamos de ancianos sin haberlo logrado. Y lo peor es que, en coherencia, nos tendríamos que dar un último garrotazo a nosotros mismos.
    Por ignorantes.

    Responder
  6. Enrique

    Ya te dije en directo que ni me gusta, ni comparto tu visión acerca de este tema.

    Responder
  7. popker

    Arrea, Maquinista, que jaleo has liado, jaja.

    Ya sabes que con esto de Bolonia llevo horas y kilómetros a mis espaldas…y veo que por todas partes, de una opinión u otra, se está hablando con una alegría que me asusta…
    Bolonia es un nuevo cambio climático, uno de esos temas de los que puede hablar cualquiera sin tener ni pajolera idea.

    Responder
  8. Nani

    Jolines popker, pues estaría muy bien que nos dieras algo de información a los legos en la materia. Cuatro pinceladas aunque fuera…

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *