No escucharé a Mou ni a Pep

Han vuelto. Ya están en la tele. Al volver a ver sus caras, he tomado una decisión. En esta próxima temporada, solo voy a ver partidos de fútbol y goles repetidos en el telediario. No voy a escuchar a Mourinho ni a Guardiola. No haré reflexiones sobre dos formas distintas de liderazgo. Nada de ruedas de prensa ni  declaraciones. Nada de gestos en aeropuertos.  No escucharé a forofos metidos a periodistas. No veré cómo estos forofos se arrastran cuando les faltan al respeto y les ningunean. Tendré más tiempo. Estaré más tranquilo, seré más feliz y quizá más libre. Lo de la pasada campaña fue grave y bochornoso. Espero que no se repita. Sería interesante que algunos personajes que ocupan sillones y banquillos se dieran cuenta de que  tienen una gran responsabilidad formativa. También habría que pedirles que dejaran a un lado la mentira, el insulto y la falta de deportividad, y que prescindieran de poner sistemáticamente en práctica el aforismo nazi que dice que una mentira repetida acaba convirtiéndose en verdad. El futbolista debe ser  agradecido y ejemplar. Agradecido porque recibe mucho dinero y cariño por hacer un trabajo muy específico y ejemplar porque miles de niños le imitan y se fijan en él.  La situación se ha puesto tan tensa que parece que todos los aficionados imparciales deban tomar partido por uno de los dos equipos grandes y olvidarse de los demás.  El injusto reparto del dinero y el tradicional gusto por la bipolarización social de nuestro país hacen que el espectáculo del fútbol se haya convertido en un duelo de dos. En un país en el que la palabra centralismo produce sarpullido, practicamos el centralismo futbolístico sin ningún pudor. Así que esta temporada, trataré de ver más fútbol y menos circo. A ver si lo consigo. Lo voy a tener difícil.

Algún día ganaremos un mundial

El día de la eliminación por penaltis contra Corea en el 2002, mi amigo Dani lloró como un niño. Además, no le importó reconocerlo. Para él fue una liberación de tanta tensión acumulada. Dani es, además, el batería de Nubosidad Variable En aquellos meses, nos metíamos al estudio a grabar nuestro disco Futuro Perfecto. Íbamos a cambiar el mundo con él. Ya se vio…

Cuando estábamos grabando la canción Hoy, vimos que tenía una transición musical muy bella, pero que le faltaba algo. Se nos ocurrió meter cuatro locuciones con mensajes que pudieran ayudar a interpretar la canción o que le dieran un aire interesante. Le pedimos el favor a Camino, Brigitte, Beatriz Pitarch y Sergio Falces. La frase que dice Sergio es «algún día ganaremos un mundial». Os invito a escucharla en el minuto 3.15. ¿Será una profecía o solo un deseo eterno?

El Jabulani, demasiado perfecto

Si dedicáis un minuto a ver el vídeo que pongo al final de este post, os daréis cuenta de que a los de Adidas no les importa nada que su producto el balón Jabulani sea bueno. Parece que les interesa que se hable mucho de él. Están muy contentos porque han vendido trece millones de balones playeros a un precio muy caro. Creo que no es una buena política porque en el fondo perjudica su imagen ofrecer un producto que disgusta a los profesionales. El mejor balón, a mi gusto, fue el etrusco. Era pesado, se dirigía bien y tenía un tacto, un bote y un tamaño perfectos.

El problema del dichoso Jabulani, según dice el vídeo, es que es demasiado perfecto. Se acerca a la esfera perfecta y eso perjudica al juego. A los balones les pasa como a las personas. Idealizar es malo.

Los economistas analizan quién ganará el mundial de fútbol

Mediante diccionarios, con tesis doctorales, libros y analizando lo cotidiano, el día a día. La economía se puede explicar mediante distintos métodos. Es lo que piensa el Colegio de Economistas de Aragón y lo que últimamente intenta llevar a la práctica. Por eso esta institución organiza la ponencia “Deporte, Economía y Sociedad”: La Copa del Mundo de Fútbol Sudáfrica 2010” Un análisis realizado por UBS en el que se utilizan factores económicos y deportivos para conocer la probabilidad de victoria de cada selección. 

El Colegio de Economistas de Aragón mantiene su pretensión de divulgar y acercar la economía al ciudadano. Para ello busca en los lugares menos pensados. Tras analizar la literatura, el cine y el mundo del cómic, ahora es el turno del fútbol y el Mundial de Sudáfrica 2010. 

¿Existen otros factores, además de los deportivos, que permitan pronosticar el ganador de esta competición?, ¿es determinante el PIB de los países participantes?, ¿y sus clasificaciones en anteriores mundiales? Los economistas y el banca suizo, UBS, consideran que sí, por eso presentan en Zaragoza los pronósticos sobre qué país será el ganador de la Copa del Mundo de Fútbol y la guía de oportunidades de inversión. 

Las actuaciones en los pasados mundiales, la localización de los equipos y una medición cuantitativa sobre sus actuaciones tres meses antes de comenzar el torneo son los factores que mide el banco para realizar sus proyecciones. 

Hace cuatro años, en el Mundial de Alemania, los augurios realizados por UBS fueron más que acertados. El banco pronosticó que Italia se quedaría con el título, y así ocurrió después de vencer en los penaltis a Francia. 

Una ponencia impartida por Roberto Ruiz Scholtes, Director de Estrategia de UBS, que se celebrará en la Sede del Colegio de Economistas de Aragón. En ella participará también el ex futbolista, Andoni Cedrún, con su visión de la Industria del Futbol y Salvador Macía, presidente de la Asociación del Deporte Solidario, que fomenta el deporte como base de proyectos sociales de integración.

 DÍA: 10  DE JUNIO DE 2010 HORA: 18.30h. LUGAR: Sede del Colegio de Economistas de Aragón, C/Don Jaime, 16, Principal Izda. Zaragoza.

Cinco razones por las que el madridismo se ha convertido en una afición comprada y de provincias

 

  1. Primera llegada de Florentino: Utilizar como argumento electoral  la idea “si no traigo a Figo, os pago el abono” es un modo de chantaje como otro cualquiera. La afición del Madrid aceptó. Tuvo a Figo y tuvo un modelo que acabó dejando el fútbol en un segundo plano.
  2. Segunda llegada de Florentino: la masa social del Real Madrid ha sido incapaz de presentar una alternativa, ni siquiera testimonial, al poder económico de Florentino Pérez. Un síntoma muy claro de mala salud democrática y de que, en el fondo, al madridismo le gustan los fuegos artificiales.
  3. Identificación del aficionado con el modelo de negocio, no con el tipo de juego que practica el equipo: el madridista usa argumentos de rentabilidad ante los fichajes, pero nunca habla de juego ni de goles. A un aficionado debería interesarle lo que cuesta un gol de Cristiano Ronaldo (echen cuentas) y no lo que produce en términos monetarios puesto que ellos “viven” de que el equipo gane y ofrezca un juego vistoso no del dinero que se genera.
  4. Falta de respeto a jugadores: el Madrid se olvida de jugadores transferibles, lesionados o en plantilla y les da un trato de mercenarios mientras están de vacaciones y se monta el circo de las presentaciones.
  5. Descuido manifiesto de la cantera: el Madrid no produce un “perfil” de jugador en su cantera. No tienen una idea de jugador y los resultados son evidenes.

 floren

 

Conclusión personal: los madrileños llaman “de provincias” a  todo lo que no es Madrid. Sin embargo, la afición madridista está mostrando una actitud provinciana y de poco señorío al permitir que en su club se practique un espectáculo que está más relacionado con el dinero que con el fútbol.

Yo prefiero ver el Casetas-Utebo que una presentación de un futbolista. Lo primero es fútbol, lo segundo, no.

Los jugadores más malos del fútbol español

Los miércoles, Fran Echeve me invita a su programa «Evasión o victoria» para hablar de algún aspecto del fútbol. Hemos tratado asuntos serios como el disparo, el regate o el remate de cabeza. También, hemos hablado de grandes figuras y de equipazos que hicieron historia. Ayer, sin embargo, con la temporada casi terminada, me apetecía sacar del armario un equipo de paquetes interesante. Me salió una convocatoria cojonuda.