Esquiadores y toreros, primos hermanos

por | 2 febrero, 2012
Ponle una nota, por favor
[Total: 2 Average: 5]

Mi trabajo en Bajo Cero, el programa de nieve de Aragón Tv, me ha permitido llegar a una conclusión muy curiosa y, además, muy interesante: los profesionales del esquí se parecen muchísimo a los toreros. Lo gracioso del asunto es que, salvo contadas excepciones, ni los unos ni los otros tienen ni idea de que son hermanos gemelos.

Tengo afición al mundo del toro y he tenido la suerte de conocer a algún torero y de poder trabajar ocasionalmente en prensa y televisión en este complejo sector. Es un mundo tan cerrado como fascinante. Conviene conocerlo en profundidad antes de juzgarlo. Pero ese es otro asunto, centrémonos en las sorprendentes similitudes entre toreros y esquiadores.

Los dos aman las sensaciones fuertes y la belleza. El esquiador busca combinar velocidad y estética, elegancia y armonía. El torero, también porque combina el riesgo con la belleza y la elegancia. A ambos les gusta lo que hacen porque les permite expresarse de un modo que va más allá de las palabras y en el que se sienten absolutamente seguros y concentrados.

Tanto el toreo como el esquí tienen un carácter casi coreográfico. Ambas actividades parten de una supuesta perfección que se va desvirtuando según avanza el descenso o la faena. Las dos actividades producen en el protagonista una sensación de imperfección que lo llevan a querer mejorar como sea y a idealizar su actividad. Por eso, unos y otros hablan del toro ideal, de la bajada ideal, del giro perfecto o del pase soñado. Ambas actividades dejan un poso de insatisfacción y obligan al protagonista a querer siempre más.

Las dos disciplinas se caracterizan por su enorme amor a un elemento natural. Unos y otros se desviven por aquello que les da la posibilidad de acercarse a alcanzar su plenitud. Unos aman la montaña, se preocupan por ella, conocen la meteorología, respetan el medio. Los otros, se preocupan con cariño del animal al que después habrán de enfrentarse . El hombre es transformador del medio por definición. Toreros y esquiadores transforman laderas y animales para adecuarlos a sus necesidades.

El respeto y la jerarquía son también dos valores esenciales que ambos mundos comparten. Los maestros de esquí ponen en práctica sus enseñanzas siempre partiendo de la máxima del respeto. Si alguien se sale de este planteamiento está fuera del círculo de confianza. Pasa lo mismo en el mundo del toro. Hay una jerarquía y un respeto absoluto al maestro. Además, en ambas disciplinas, la edad no es un factor determinante. La juventud no es, como en otras actividades, una virtud. En el toreo y el esquí ser joven es una circunstancia, pero en cuestiones técnicas, la edad importa poco. La jerarquía en las cuadrillas, la vestimenta de oro y plata, el papel de los mozos de espadas se parecen mucho a los diferentes niveles de los esquiadores: titulados, profesores, demostradores, etc.

Rituales, atuendo, valentía y actitud son otras notas que comparten estos dos mundos tan aparentemente diferentes. El esquiador y el torero deben gustarse a la hora de vestir y de ejecutar sus movimientos. Además, ambos tienen que tener un punto de chulería y de arrojo, un algo que cuando falta da lugar al concepto de miedo. Hay toreros que no mueven los pies cuando el toro pasa. Eso lo nota un buen aficionado. Un buen torero baja la mano a un toro que lo necesita y da espacio o se lo quita a otro según cuales sean sus características. Pasa lo mismo en el esquí: hay giros en los que falta contrarrotación o giros en los que los brazos quedan un poco atras. El buen esquiador da a la pendiente lo que la pendiente necesita. Un buen aficionado lo ve y lo sabe y puede juzgarlo.

 

Un pensamiento en “Esquiadores y toreros, primos hermanos

  1. luis

    Magnífico reportaje de dos profesiones que están bastante clasificadas. Ambas son de mi agrado, una la ejerzo (la de profesor de esqui) y la otra me encanta… Enhorabuea por el enfoque, ya que mucha gente no será de su agrado por el virus antitaurino que se vive en la actualidad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *