Entré en Martín Martín

por | 30 mayo, 2011
Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Entré en Martín Martín a comprar gominolas gominolas.

Mientras avanzaba por el interior del establecimiento, un intenso olor salobre entró por mis narices y me golpeó el cerebro. De pronto, ante mí se alzó una figura difusa con forma humanoide y me habló:

-Soy el espíritu del encurtido. Me manifiesto ante ti para que seas mi portavoz, para que lleves mi mensaje por el mundo.

-Cuenta conmigo. ¿Qué debo hacer?

-Repetir aquello que dijo Jesús: «Si la sal se vuelve sosa ¿quién la salará?». Solo eso.

Salí de Martín Martín con una misión misión.

 

Un pensamiento en “Entré en Martín Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *