Deficientes sentimentales

por | abril 20, 2009
Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Cada vez abunda más la figura del deficiente sentimental. No es una figura nueva. El deficiente sentimental existe desde hace muchos años. Este problema suele darse con más frecuencia en hombres, aunque no es genético. Antes, había deficientes sentimentales por defecto, gente incapaz de expresar sus sentimientos, que optaba por la firmeza y la dureza de carácter. Personas de aire marcial, de gesto inflexible y tono severo en la voz. Eran, al fin y al cabo, personas con una minusvalía, personas que tenían atrofiada una parte importante de su naturaleza, aunque lo disimulaban bien.

Ahora el deficiente sentimental lo es por exceso. Hemos pasado «de comandantes a Bustamantes». Ahora los deficientes no dejan de lloriquear y de contarnos cómo se sienten. La tele los fabrica a millares y los arroja ante los peligros del mundo. El sentimiento es algo muy importante. La sensibilidad también. Es como la mucosa. Es muy necesaria y hace su papel, pero enseñarla demasiado es una guarrería.

4 pensamientos en “Deficientes sentimentales

  1. Enrique

    ¡Olé! Me ha encantado lo de «Hemos pasado “de comandantes a Bustamantes”». Y lo de la mucosa.

    Responder
  2. unjubilado

    La Tele, que gran invento, vemos a personas que no tienen nada que decir pero ahí están.
    – Jubi, si pudiéramos apagar todas las teles del mundo que pasaría?
    Que mandaríamos a un montón de gente al paro, pero pasados unos meses, el boca a boca empezaría a funcionar y nos sentiríamos liberados de muchas cosas que nos cuentan por la tele. Leeríamos mas periódicos, escucharíamos a nuestros contertulios y seguro que seriamos mas felices.
    – Jubi pero tu quieres ir contra los adelantos tecnológicos?
    No, pero muchos programas me parecen absurdos, en los que solamente se alimenta el morbo de los televidentes.
    – Jubi, que es la hora de la salsa rosa.
    Inútil, apaga la tele y lee un libro.

    Responder
  3. javier

    Y encima ganan dinero con sus deficiencias sentimentales, ¡el que no corre vuela.
    Cada día escribes mejor padrino.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *