La liebre y la tortuga

Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Esta mañana cuando venía hacia aquí, me han pasado dos cosas extrañas. En la calle Arzobispo Doménech he visto tirada en la acera una liebre muerta. Tal cual. Después, a la altura del paraninfo he visto a dos chicas con una gran tortuga metida en una caja. Al llegar aquí, he leído que la inflación ha alcanzado por primera vez en 13 años la barrera del 5 por ciento. Todo vale un cinco por ciento más y nosotros cobramos lo mismo. Así que tenemos un cinco por ciento menos. Después, he buscado la fábula de Esopo sobre la liebre y la tortuga. Era una señal. La tortuga retó a la liebre a una carrera. La liebre se reía y se tomaba la carrera con tranquilidad. Al final, la liebre se quedó dormida y la tortuga llegó antes a la meta. Lo bueno de las fábulas es que tienen moraleja incluso escrita al terminar. En la fábula de la liebre y la tortuga la moraleja es esta: La pereza y el exceso de confianza pueden hacer que no alcancemos nuestros objetivos.

2 thoughts on “La liebre y la tortuga

  1. Eso de la inflamación debe de ser que a los jubilados nos inflan la paga.
    Claro, dicen que cobramos 10, nos dan 8 y mientras tanto España va bien con los jubilados en cabeza reivindicando que no se duermen, pero no alcanzan sus objetivos, «vivir sin estrecheces».
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *