Entré en Carolina Herrera

por | 5 julio, 2011
Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Entré en Carolina Herrera a comprar una alfombrilla para mi ratón.

-Estos productos selectos suelen ser muy exclusivos -me dijo la bellísima vendedora y sentí como si ella fuera una pluma de cisne y yo un cocotero.

La acompañé y me enseñó algunas alfombrillas. Mi ratón se merece todo. Gasté el sueldo de tres meses y medio en la alfombrilla y le dije a la vendedora:

-A fin de cuentas, esto es una inversión.

Salí de Carolina Herrera pensando que debería comprarme un ordenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *