Entré en Bimba y Lola

por | 8 julio, 2011
Ponle una nota, por favor
[Total: 1 Average: 1]

Entré en Bimba y Lola a comprar un libro de partituras para mi zambomba.

Dos perritos deprimentes se acercaron a olisquearme. La dependienta me dijo:

-Perdónelos, están muy nerviosos. Mañana tienen que llevar los anillos en una boda.Es mucha responsabilidad para ellos.

-Esa boda no se producirá -respondí- conozco al novio y acaba de morir en un accidente de caza. Lo han confundido con un jabalí. Mire usted.

La pobre dependienta se puso a llorar de forma desconsolada y fue imposible hablar sobre mis partituras. Fue imposible también decirle que aquello era una broma.

Salí de Bimba y Lola determinado a dejar plantada en el altar a la hortera de mi novia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *