San Jacobos

Seguimos con el debate sobre el estado de la Comunidad y con la manifestación de mañana en el tintero, pero a mí me apetece hablarles sobre el San Jacobo, un alimento denostado que está de rabiosa actualidad, al menos para mí. El San Jacobo está empanado y es un poco empalagoso, pero alimenta. Jamon de York y queso, rodeados de pan rallado. Es un alimento que lleva al chiste fácil y a la broma tonta. Aparece en guiones de teleseries. Ayer mismo en una serie un padre le decía a su hijo: “me voy, tienes San Jacobos en el congelador para sobrevivir un mes”. El San Jacobo sabe siempre igual y es, a veces, aceitoso. Cuando uno lo ha comido muchas veces acaba cogiéndole manía. Es un filete de garrafón, un filete cuadrado y uniforme. Si uno ha comido siempre San Jacobos, quizá aprecie la carne y el pescado. El san Jacobo en francés se llama Cordon bleu. Ustedes pensarán, ¿Qué está diciendo este tío? ¿Quiere decir algo con este rollo? Les contesto. Es muy posible.

Mis colaboraciones con Aragón en Portada: el Real Zaragoza de Agapito y Bandrés

Se ha quedado un poco viejo, pero tiene su aquel. La composición busca ser un reflejo del palco del Zaragoza, ese extraño lugar. También, quise dejar claro que nunca sabremos qué hace un Consejero de Economía en el puesto de presidente de un club de fútbol. Los diseñadores hicieron un gran trabajo.

zaragoza1zaragoza2