Susan Boyle, te amo

Soy fan de Susan Boyle, la mujer que salió cantando un fragmento de los miserables en un programa-montaje inglés y que se hizo famosa a través de internet. Su historia es el cuento de cenicienta. El cuento que se repite una y otra vez en la televisión. Una desempleada fea y gorda que llega a ser no se sabe qué. Aquí tuvimos a Rosa de España, que era tontica, fea y regordeta y que, después de someterse a un proceso de clonación artística, se convirtió en una especie de cantante simpática. Lo interesante viene después. ¿Qué pasa con esta gente una vez que el cuento de cenicienta termina? ¿Qué queda de la persona que había al principio? Hoy hemos sabido que la señora Boyle anda un poco estresada. El otro día, en una estación tuvo un mal momento, cogió una escoba y se puso a limpiarle los zapatos a la gente, a hacer como que cantaba y a gritar obscenidades. ¿Ven? Esto ya empieza a ser interesante. A mí, esa reacción me gusta. Salirse del molde que le han impuesto y empezar, de nuevo, a ser ella misma: una persona como las demás, vulgar y con ganas de hacer tonterías. Una persona de verdad y no un personaje moldeado para montajes de televisión.

Susan Boyle, la cantante calva y la mujer barbuda

La cantante calva y la mujer barbuda no han desaparecido de nuestras vidas. Siguen siendo importantes para el mundo. Seguro que ya han visto a la señora inglesa que vive con un gato y que canta de maravilla. Es fea, gorda y descuidada. Como suena. Pero canta muy bien. Así que los de la tele, que son muy listos, han hecho un montaje para que todos nos emocionemos escuchando cantar a esta señora, a la que, por cierto, sólo se le escuchan bien un par de frases porque enseguida empiezan los aplausos y las caras de emoción en primer plano de los jueces, que, a fin de cuentas, son actores. Los de la tele tienen lo que quieren: un producto enlatado, una cenicienta. El público tiene lo que quiere: emoción y entretenimiento, algo de qué hablar. Son muchos beneficios para mucha gente y el coste es muy bajo. El de una persona de carne y hueso, fea, gorda y que vive con un gato, que no le interesa a nadie.

Les invito a que hagan una comparación «emotiva» y honesta entre las dos grabaciones que tienen más abajo. Es la misma canción. En el segundo vídeo, para llegar al estribillo tienen que irse al minuto uno. ¿Nos están manipulando?

 


Susan Boyle – Singer – Britains Got Talent 2009The most amazing bloopers are here