Madrid olímpico

Todos haciendo el canelo para que nos den las olimpiadas. Así nos luce el pelo. Esa es nuestra ilusión… Las olimpiadas. La sociedad se mueve a golpe de estímulos y cuanto más fuertes son, mejor nos lo pasamos. Las olimpiadas no le van a salvar la vida a nadie. A los políticos les van a dar juego una larga temporada. Juego y dinero. Pero no nos engañemos, montar chiringuitos no es política, es feria y marketing. De eso en Zaragoza sabemos bastante. Los grandes eventos de masas son como ceremonias religiosas en las que todo el mundo se congrega en una curiosa comunión. En algo hay que creer, aunque sea en las olimpiadas, en Gasol o en Usain Bolt.