Subasta solidaria de mi libro cartonero Entré en, salí de

El próximo lunes 16 de abril, presento el libro «Entré en, salí de» en  Zaragoza Activa a las 19h.

La editorial que lo publica es Cartonerita Niña Bonita. Vamos a ceder los beneficios a este proyecto de la Fundación Canfranc en Costa de Marfil. Os recomiendo que entréis a verlo. En el apartado Trazabilidad del proyecto se explica qué se puede hacer en Costa de Marfil con un euro.

Los libros cartoneros son únicos e irrepetibles. Están hechos con tapas de cartón de embalaje y pintados por artistas de forma manual.

El precio de partida es de 5 euros. Se puede pujar a través de mi muro de facebook o comentando en las entradas de cada uno de los artistas. Si se aporta algo más de 5 euros, los gastos de envío serán gratuitos a cualquier parte del planeta.

 

 

 

Historias de Tellerda

 

Historias de Tellerda. José Mª Morales Berbegal. Bubok Publishing. 2010.

Llego tarde, como siempre. El autor de Historias de Tellerda, José María Morales Berbegal presenta nuevo libro el próximo 30 de marzo. Pero no me importa. Llevo torta. Siempre hay tiempo para hablar de libros buenos. Historias de Tellerda es un libro de relatos cultos. Me gusta la cultura aragonesa y la gente culta de aquí. Me gusta Ixo Rai y la Ronda de Boltaña porque profundizan en lo propio de su tierra y le dan un aire universal, digno y lleno de belleza. Por eso recomiendo este libro que debía haber leído hace mucho tiempo. Morales Berbegal es un escritor limpio, sencillo, amante del lenguaje y rebuscador. La nostalgia se le clava en el estómago y le salta a la tecla. Es, además, un escuchador, un coleccionista de tesoros en forma de rostros arrugados, trillos desvencijados y memorias familiares.

Podemos decir que Morales Berbegal es demasiado bueno de carácter y que, a veces, la bondad desdibuja el relato y lo convierte en historia bucólica que roza la anécdota. El trato de las creencias y los ritos es exquisito y demuestra personalidad en un mundo que exige ser iconoclasta. Los que han leído el libro se empeñan en repetir una obviedad: que Tellerda existe. Eso no admite discusión. Yo he pasado por allí unas cuantas veces y siempre que el olor a sarmientos recién prendidos viene a mi olfato, me acuerdo de Tellerda. Consigan este libro y leanlo, por favor.