La Historia Interminable

Me encanta la Historia Interminable, una película que envejece en apariencia, pero nunca en contenido. La nada avanza, se va comiendo todo lo que existe. Atreyu es el elegido y debe encontrar una solución para parar a la nada. El caballo de Atreyu se llama Artax. Empiezan a buscar soluciones y llegan al pantano de la tristeza. En este lugar, te vienen pensamientos tristes y negativos. Si te dejas llevar por la tristeza, te hundes en las aguas cenagosas. Es lo que le pasa el caballo de Atreyu. Se pone tristón y acaba muriendo. El protagonista debe continuar su búsqueda solo. Estamos en el pantano de la tristeza. La nada avanza y tenemos que salir del agujero. No tenemos que ponernos tristes. Me gusta comparar esta película con la crisis actual. Todo cuadra, excepto una cosa. No encuentro con quién comparar a los políticos.