Breve diccionario de la estafa política

Asistimos desde hace tiempo a una guerra disimulada y terrible: la guerra semántica. Los políticos inventan palabras con las que pretenden retorcer la realidad para transformarla.

En este diccionario encontrarás una traducción real de lo que los políticos quieren decir cuando dicen algunas cosas. Como diría Murakami: de qué habla un político cuando habla de…

Con la siguiente lista de palabras pretendo hacer una reflexión, desenmascarar a algún jeta y pasar un buen rato. También propongo abiertamente el complejo reto de prescindir del uso de estas palabras con los significados que aquí expongo. Es preciso plantarse ante tanta imbecilidad. Estoy abierto a nuevas incorporaciones, a mejoras y matices. Agradeceré que las pongáis en los comentarios de este artículo.

 

Actuación

Hacer obras, pintar, reparar algún objeto o lugar. Simplemente, los políticos creen que queda mejor, más técnico. En el siguiente ejemplo, un concejal se refiere a pintar encima de un rótulo. Como curiosidad, conviene ver más abajo la palabra «intervención», que en el lenguaje político toma un significado casi artístico de tal modo que las actuaciones son obras y las intervenciones son arte.

actuación

Altura de miras

Es lo que hay que decir cuando quieres que alguien que no piensa como tú haga algo que a ti te parece oportuno. También sirve para justificar una buena bajada de pantalones. La altura de miras siempre es para los demás.

altura-de-miras

 

Blanquear

Es una palabra que se utiliza para atacar a las ideas contrarias. Es un verbo que no admite primera persona, a no ser que hablemos de detergente. Tu rival político blanquea aquello que no te gusta. Tú, en cambio, nunca blanqueas nada.

Centro de interpretación

Excusa para poner un bar y un tenderete en un entorno natural, histórico o cultural. Los centros de interpretación crecen como setas y los hay sobre temas increíbles. Son un sacaperras. Suelen estar llenos de paneles informativos, audiovisuales y tonterías parecidas. Hay lugares como la Laguna de Gallocanta que tienen dos centros de interpretación.

Cogobernanza

Hacer que otras instituciones crean que mandan algo cuando el que mandas eres tú. Así, después, puedes echarles las culpas sin problemas.

Consenso

Estado utópico en el que todos piensan igual. Es muy útil hablar de consenso cuando un rival político que manda toma una decisión discrecional que toca asumir.

consenso

Coyuntura actual

«Estamos bien jodidos». Muy utilizado durante el confinamiento en la pandemia del coronavirus. Es un eufemismo en el que se engloban los muertos, el papelón de estar todos confinados y la crisis que se ve a la vuelta de la esquina. Eufemismo de alto voltaje. Se parece al «con la que está cayendo» de la crisis del 2008.

 

 

Crispación

Estado de enfado general en el que la culpa es del otro. Estuvo de moda hace un tiempo y parece haber caído en desuso.

crispación

 

Deriva

Metáfora absurda que se utiliza con abuso y sin criterio para hablar de la trayectoria o del comportamiento de personas o grupos. Hemos visto derivas de muchos tipos: deriva judicial, deriva regionalista, deriva violenta, deriva machista…

deriva
Clic en imagen para ver noticia completa.

Desescalada

Desconfinamiento. Es una traducción infame del inglés que parece dar un tono técnico e impersonal a una situación. Se utilizó hasta la saciedad en la crisis del Coronavirus. De pronto, desescalamos algo sin haber escalado. Complicado, confuso, difícil de entender y muy orientado a una manipulación social a gran escala.

Dinamizar

Echar algo de dinero -no mucho- a alguna iniciativa de barrio o minoritaria para quedar bien. También se utiliza como sinónimo para mejorar algo o de favorecer iniciativas a los que no les vas a dar ni agua.

Diversidad funcional

Impedido, inválido, disminuido o discapacitado son palabras muy feas. Ahora hay que decir «persona con diversidad funcional» para que nadie se enfade. También es un caso de idiotez personificada como puede verse en el ejemplo.

diversidad funcional

Dosis de generosidad

Es el nuevo «sentido de estado» o la «altura de miras». Es relativo porque no se dice si la dosis es alta o baja. Cuando se utiliza esta expresión, se justifica una bajada de pantalones de algún socio político o se exige el apoyo incondicional del rival.

El conjunto de

Expresión en singular para hacer referencia a un grupo que se supone que es plural. Suaviza un poco el mensaje en algunas zonas conflictivas y desvía también el problema de género. En lugar de «los españoles», hay que decir «el conjunto de los españoles».

Clic para leer noticia completa.

Emprendedor

Empresario de poca monta. Persona a la que hay que sacar del paro y motivar con subvenciones y cuentos para que se emocione y quiera montárselo por libre

emprendedor

En clave de ciudad

Esta expresión se utiliza para convencer a los rivales políticos y al electorado de que lo que se hace es por el bien de la ciudad y nunca por el interés propio. Es el sentido de estado municipal. La altura de miras de andar por casa.

En clave política

Expresión de relleno que utilizan los políticos y los que chupan del bote institucional como si hubiera otras claves. En el caso terrorista y de delincuencia, parece que sí que hay otras claves, claro. Pero no suelen decir en clave terrorista.

en-clave

Escalada de violencia

Forma de denominar a un conjunto de acciones violentas que van en aumento y de las que se desconoce su origen real. La palabra escalada parece justificar la causa.

escalada

Escenario

Metáfora absurda y omnipresente que se utiliza para hablar de una situación concreta. Se utiliza también mucho el verbo escenificar para hablar de actos concretos que se hacen con una supuesta intención.

escenario

Excelencia

Perfección de garrafón tipificada. La perfección no existe. La excelencia viene a suplirla y a servir como excusa para organizar congresos, dar becas, premios y subvenciones. Un sacaperras de primer nivel.

excelencia

Frentista

Se utiliza como calificativo en tono de reproche y admite la variación “frentismo” como generalización. El frentista es alguien que se coloca por sistema en contra de algo. Uno, a veces, no puede evitar ser calificado de frentista. Es el mismo caso que ocurre con la expresión “intolerante”, el rival siempre considera frentista a su oponente.

frentista ok

Geometría variable

«Por el interés te quiero, Andrés». Geometría variable es una forma pedante y disfrazada de tecnicismo que quiere decir que no existen los principios: define la clara determinación de juntarse con quien sea y tragar el sapo que sea necesario para seguir chupando de la borrega.

Gobernabilidad

Es una palabra muy útil para justificar que los pactos posteriores a las elecciones se hagan como uno quiera. Suena digna, casi como democracia, que se puede decir siempre y te hace quedar bien. También empieza a sonar la palabra gobernanza, que da un toque más técnico y presuntamente elevado o culto.

goberna

 

Hoja de ruta

Metáfora naútica recurrente y absurda que consigue presentar un plan o un programa, pero de forma difusa y con compromisos vagos y nada concretos.

hoja de ruta

Implementar

Significa poner en marcha algo que ha costado mucho dinero. Se utiliza esta palabra para darle importancia al gasto. También se usa para darse tono o hacerse el importante cuando lo que se pone en marcha es algo que no entiende nadie.

Integral

Palabra que hay que intercalara en los discursos y en los proyectos y reglamentos. Da un toque de credibilidad, tecnicismo y seriedad.

integral

Intervención

Cuando un artista subvencionado va a sacarle las perras a la institución de turno esta es una palabra perfecta. Por lo visto, las rotondas de España están llenas de intervenciones artísticas infames.

intervención

Lealtad institucional

Arma arrojadiza que sirve para exigir a otros partidos políticos que hagan algo que te parece correcto a ti.

Líneas rojas

Límites que hay que simular en cualquier negociación. Cambian con el tiempo y la conveniencia. No dicen si son líneas rectas o curvas, pero está claro que son muy curvas y adaptables. Si eres periodista, debes repetirlo muchas veces.

lineas-rojas

Marco de diálogo

Metáfora cansina y repetitiva que se refiere a un grupo de personas que se sientan a hablar sobre algo, aunque al final se hace lo que diga el que manda.

marco diálogo

Moderado

Palabra comodín apta para justificar cualquier actitud política, pacto, gobierno o lo que surja. Si pones esta palabra detrás de casi cualquier cosa, queda mejor. La derecha y la izquierda la utilizan para tapar complejos.

Movilidad

Acción de ir de aquí para allá en coche, tranvía, bici, metro o lo que sea. Antes se decía transporte, pero movilidad queda más a la moda, se oye más y se dice más. Resulta cansino y aburrido. Cuando se junta con sostenible, es para mear y no echar gota. A veces, estas expresiones, acaban convirtiéndose en cargos. Es la idiotez personificada, nunca mejor dicho. Frente a la movilidad sostenible, propongo el transporte eficiente.

movilidad

Multidisciplinar

Palabra que se emplea para justificar un refrito. Funciona muy bien acompañada de solidaridad, sostenibilidad y tolerancia. Sirve como excusa y aliño para eventos, saraos y programas culturales y sociales. Es conveniente meterla dos o tres veces en cada discurso. Si se te ocurre hacer cualquier cosa diferente a tu ocupación habitual, es muy probable que este apelativo te caiga con frecuencia.

multidisciplinar

Normalidad democrática

Coñazo absoluto. Fórmula para decir que el día de las elecciones es igual de repetitivo que siempre y poner en la foto unas monjas votando Está muy bien considerada entre la clase política. A los políticos les suele gustar defender la normalidad democrática, como si fuera un valor supremo. Si te metes con ello, hablan irremediablemente de Franco.

normalidad

Nueva normalidad

Forma de llamar a una situación altamente anormal para lograr una manipulación social a gran escalar. Es una traducción de la expresión inglesa «new normal» que es también perversa. Se utilizó en la Crisis del Coronavirus de 2020. Esta expresión pretende hacer creer que situaciones como salir a la calle con mascarilla y guantes, no poder ver a tus padres, no poder salir de tu provincia y otras restricciones de derechos fundamentales muy severas son normales. Es nuevo, pero no es en absoluto normal. La normalidad no puede ser nueva. Por lo general, lo nuevo todavía no ha llegado a ser lo normal. Vaya tomate.

 

Poner palos en las ruedas

Metáfora infame y retorcida que solo utiliza la clase política. Si pones palos en las ruedas de los coches oficiales no suele pasar nada. Los palos molestan a las bicis y a los carromatos. ¿Quién se inventaría esta majadería? Seguro que el mismo que inventó el verbo «traspapelar». Poner palos en las ruedas es molestar o poner inconvenientes y trabas en algún proceso.

palos en las ruedas

Poner en valor

Expresión originaria del francés que se repite constantemente para justificar que se van a dedicar partidas presupuestarias a algo. “Poner en valor” la obra de Goya significaría gastarse una pasta en su museo y así sucesivamente. Se repite más que el ajo y se puede sustituir sin ningún problema por la sencilla palabra valorar.

poner en valor

 

Problemas de agenda

Excusa que se utiliza cada vez con más descaro para decir que se te ha olvidado algo, que prefieres ir a otro sitio distinto al que te habías comprometido o que no te da la gana de ir a algún lugar.

problemas de agenda

Salud democrática

Sirve para justificar actos de todo tipo desde un punto de vista un poco alejado de la democracia. La salud democrática se basa en una visión histórica y revolucionaria de garrafón. Cuando alguien hace algo feo, se dice que es porque hay salud democrática y a correr.

salud-democratica

Sentido de Estado

Cuando quieres que alguien dimita o que algo te beneficie, pides que el adversario tenga «sentido de estado». Es una expresión muy útil para hacerte el bueno o justificar una dimisión cuando te han pillado bien. También es una buena expresión para justificar una bajada de pantalones.

sentido-de-estado

Sinergias

Excusa para aprovecharse del trabajo de los demás o para juntar lo bueno con lo malo y disimular. También es una forma absurda de decir colaboración. Si eres coach o algo así, debes buscar sinergias por todas partes. «Implementar Sinergias» es para nota.

Sostenible

Término que viene del ecologismo y que los políticos han utilizado con abuso y sin sentido para casi todo. Es una palabra que no se sostiene, pero hay que ponerla en cualquier actividad que se haga para quedar bien y trincar alguna subvención. Hay muchas actividades que deberían ser rentables o útiles, pero solo importa que sean sostenibles.

sostenible

Taller

Sirve para disfrazar y dar un aire de mayor importancia a los cursillos, clases y  charlas en los que alguien trinca y otros, si hay suerte, se entretienen y si no, aguantan carrete. Si no organizas un taller de cualquier cosa, no eres nadie.

taller

Territorio

Superficie de terreno sobre la que un chupatintas fundamenta su medio de vida a corto y medio plazo. Hablar de territorios genera unidad frente al que no está dentro. Esta palabra es una plaga y se pone delante de cualquier cosa para darle empaque. Territorio Dinópolis, Territorio Ternasco, Territorio de la Escopeta Vieja.

territorio

Tolerancia

Sucedáneo maleable del respeto. Sirve para todo. Aunque quiere pasar como tal, no es un valor. Se puede usar como arma arrojadiza con la expresión «intolerante». Es un concepto difuso que se aplica más a las ideas que a las personas. Algunas ideas son intolerables y no pasa nada, por ejemplo.

tolerancia
Clic para leer noticia.

Tolerancia cero

Está más de moda que su hermana la tolerancia. Ningún valor con un cero detrás tiene sentido. Tolerancia cero es un modo de decir que no se permite algo porque está muy mal visto por todos. Tabla de la tolerancia aquí.

tolerancia cero

Transversal

Es un modo de justificar cualquier tipo de pacto con una fuerza política que no tiene nada que ver con la tuya. La palabra ayuda también a explicar un cambio en lo prometido durante una campaña electoral y lo pactado a la hora de la verdad. Lo transversal es bueno por definición, así sin más.

Trasladar

Es una forma absurda de buscar un sinónimo a comunicar, contar, explicar. Seguramente, se hace para darle al asunto un interés que no tiene o por mera imitación. Parece que las informaciones sean pesadas como muebles y resulte necesario su traslado. Pronto, el camarero dirá en el restaurante: «les traslado el menú».

trasladar

Vertebrar el territorio

Metáfora absurda concebida para tejer una red de contactos y de elementos materiales para tener la información y los resortes de poder para así poder trincar y no perder la silla. En Aragón, esta metáfora se ha convertido en cargo. Tenemos Consejero de Vertebración del Territorio. Otro caso de idiotez personificada.

vertebrar el territorio

Visibilizar

Palabra que sirve para justificar una discriminación positiva hacia un colectivo que esté más o menos a la moda. Explica acciones desmesuradas, justifica subvenciones, ciclos, festivales y concursos.

Voluntad política

Es como problemas de agenda, pero más institucional. Si al político no le da la real gana de hacer algo es porque no hay voluntad política de hacerlo. En este caso, no hay voluntad política de subvencionar la edición de este diccionario político. Voluntad política=salir de los huevos.

volpol

Han colaborado

Me han ayudado en la confección de este diccionario las siguientes personas: Javi Capitán, Ángel Lafita, Lorenzo Pastor, Javier Martín, Asier Muñoz, Pedro Martín, Mario Jonathan Berón Bruna, Javier de Sola, Chema López Juderías, Ricardo Pereda, Alejandro Gracia, Santiago Vicente y Vicente Catalán. Gracias a todos.

Españoles

Españoles, Franco ha muerto. Españoles, una comisión de expertos aconseja mover los restos del dictador. Españoles, la misma comisión recomienda montar un centro de interpretación de la Guerra Civil. Españoles, Aragoneses, ciudadanos del mundo: basta ya de centros de interpretación. En los últimos años, la proliferación de estos curiosos edificios empieza a rozar lo patológico. En Aragón, los tenemos de todos los colores. En el valle de Gistau, por ejemplo, tenemos el centro de interpretación de Mosén Bruno, cuyo objeto es dar a conocer la vida de una persona importante para el valle, llena de curiosos episodios y anécdotas. He estado recientemente en unos cuantos de estos edificios y les diré lo que pienso con una palabra que todos entenderemos: son un “sacaperras”. Sirven para sacar dinero al turista y, por supuesto, a la administración.  En algunas ocasiones, resultan una mera excusa para poner un bar. Rara vez aportan algo más que un vídeo –ahora se llama “audiovisual”- y unas vitrinas con camisetas. En mi última visita a la laguna de Gallocanta comprobé que hay dos centros de interpretación en la zona, uno en la provincia de Zaragoza y otro en la de Teruel. Algo huele a chamusquina. Parece claro quién ha pagado cada uno. Además, yendo al fondo del asunto, me parece especialmente preocupante la idea que subyace en estos centro de interpretación y en su terrible denominación. No me gusta que me digan cómo, cuándo y desde dónde tengo que mirar a las grullas. A mí me gusta interpretar la realidad como me da la gana. Por eso me da miedo escuchar a la comisión de expertos de la que hablaba al principio utilizar la expresión “reinterpretación democrática”  cuando hablan del Valle de los Caídos. Españoles, los centros de interpretación están muertos.

 

Capital Europea del paro

La cultura no es un evento, ni una etiqueta , ni un festival, ni un mercadillo. No se debe confundir cultura con comercio como ya hicimos hace tres años al vender agua y sostenes varios a cambio de cemento y arquitectura. Podría decirse que la cultura es más bien un estado del alma, una tensión hacia la belleza abonada por el tiempo y el esfuerzo que lleva a tener cierta inquietud por asuntos relacionados con la sensibilidad artística. La cultura ayuda también  a diferenciar el grano de la paja. Sin embargo, la clase política necesita sacar dinero de debajo de las piedras y cualquier excusa es buena.  Este tipo de fiestas, dicen los políticos hasta cansarse, “ponen en valor” a la ciudad y “la sitúan en el mapa”. Son dos expresiones aberrantes que no paran de pronunciar nuestros dirigentes. Deseo que nunca nadie me ponga en valor ni me sitúe en un mapa. Apunten una incorrección más: me da lo mismo que Zaragoza no sea Capital Europea de la Cultura en 2016. Me conformo con no ser capital europea del paro y con que los políticos que dirigen el Ayuntamiento se ocupen de lo que les compete en realidad. Me da pena por el equipo que ha trabajado tanto en la candidatura, pero me alegro porque la cultura seguirá en manos de los cuatro colgados de siempre que editarán en paz sus libros deficitarios, intentarán  llenar salas de conciertos engañando a sus amigos, continuarán haciendo exposiciones para que las vean tres y el de la guitarra y lucharán por arañar media subvención en diez años. Me alegro porque ese es el caldo de cultivo de la cultura de verdad y no la factura de dos mil euros por bolo, el canapé con gambas, el concierto del Ricky Martin de turno y el mamoneo cósmico que hubiéramos visto si el amanerado fulano de la pajarita dice Zaragoza en lugar de San Sebastián.

Publicada en Heraldo de Aragón el 12 de julio de 2011

Tolerancia Cero y Coca Cola Zero: tabla de la tolerancia

Ya he explicado alguna vez que la palabra tolerancia no me gusta. Además, he llegado a la conclusión de que la tolerancia es como la coca cola: tiene buena prensa, todo el mundo la conoce, es roja por fuera y negra por dentro, si se agita produce un buen lío y si le pones un cero después del nombre, cambia, pero se sigue entendiendo.

Sigo con mi cruzada para desenmascarar palabras falsas o vacías porque creo que en el lenguaje está una de las batallas contra el vacío cósmico y la ignorancia. Hoy, en un alarde de cretinismo, he dado a luz la tabla de la tolerancia, una especie de tabla de multiplicar en la que se gradúa este término voluble, manejable y relativo. La cedo desinteresadamente a políticos y profesionales de la divulgación. Me encantaría escuchar en algún mitin: «practicaremos la tolerancia siete con nuestros compañeros de partido, la tolerancia nueve con el presidente Valenciano, la tolerancia diez con el de Andalucía».  Que os guste:

-Tolerancia Cero: dar caña al que no piensa como yo es lo primero.

-Tolerancia Uno: no se la paso a ninguno.

-Tolerancia dos: la que practico con vos.

-Tolerancia tres: cuando me puede el estrés.

-Tolerancia cuatro: no miro durante un rato.

-Tolerancia cinco:

-Tolerancia seis: no miro si no me veis.

-Tolerancia siete: cuando cierro la puerta del retrete.

Tolerancia ocho: cuando el bolsillo está pocho.

Tolerancia nueve: cuando un sillón se mueve.

Tolerancia diez: nos veremos ante el juez.

 

 

Sostenible lo serás tú

La economía no tiene que ser sostenible. Es absurdo. La economía tiene que ser productiva, rentable y, en la medida de lo posible, creciente y distributiva. Sostenible es un término que viene del ecologismo y que se ha implantado como una epidemia en el discurso de los políticos. Hay cosas que no se sostienen. Hay, de hecho, muchas que necesitan sostenes. Miren la ropa tendida en algunas casas y entenderán que no todo es sostenible. Aunque una estúpida ordenanza previa a la Expo prohíba tender la ropa en el balcón, Zaragoza es generosa en el tendido de sostenes color carne de tallas grandes. Seamos serios. Una carretera no es sostenible. Es útil o rentable en la medida en que su uso supone una inversión aprovechable para el ciudadano. En economía, el uso de la palabra sostenible sugiere la imagen de una estructura apuntalada porque amenaza ruina.

En Zaragoza tenemos algún ejemplo reciente que nos invita a desconfiar de la palabra en cuestión. El Pabellón el Faro de la Expo era un claro exponente de la sostenibilidad. Aún recuerdo cómo una señorita voluntaria me explicó que debía tirar menos de la cadena del váter para alcanzar la felicidad. Lo mismo me dijo otra señorita con un pañuelo anudado al cuello en el Pabellón de España.  El primero de los dos pabellones resultó manifiestamente insostenible. Nadie lo quiso y como la casa del segundo de los tres cerditos, se derrumbó. El segundo, el del arquitecto Mangado, espera su momento para convertirse en algo que han prometido alegremente y con muy poca vergüenza los gobernantes cada vez que han venido en el AVE a pasar la mañana a Zaragoza. A veces, no hay que saber mucho para hacer un diagnóstico acertado: tenemos una ley de economía sostenible. Es evidente que nuestra economía no va por buen camino.