Deudas

El Gobierno ha abierto hoy la posibilidad de que los ayuntamientos puedan aumentar su deuda hasta el 0,5 del Producto Interior Bruto. Eso supondría unos 5800 millones de euros para los entes locales. Esto daría un respiro porque ese dinero iría a obra pública y la obra pública mueve la economía y las empresas. Sin embargo, el endeudamiento que dejaremos va a ser un marrón considerable. A ver quién lo paga. Un poco más de 5800 millones le costó a Zapatero cumplir la promesa electoral de los 400 euros aquellos. Que bien hubiera venido ese dinero ahora. Hubiera sido dinero invertido, no regalado. No es lo mismo una cosa que otra. En fin, a endeudarse que algo queda.