Los derechos sociales

Ya tenemos presupuestos en la Comunidad Autónoma. La presentación es la de siempre, no tocar los derechos sociales, aunque haya menos dinero, porque tenemos un presupuesto que nos deja, por primera vez en la historia, con menos dinero que el año pasado. En concreto, tenemos un dos por ciento menos de inversión. Pero los derechos sociales, según el Gobierno,  no se tocan. ¿Qué es eso de los derechos sociales, me pregunto? Muchas fuentes coinciden en señalar que son el derecho a un empleo y a un salario, a la protección social en casos de necesidad,  a un medio ambiente saludable, al acceso a la cultura y a todos los ámbitos de la vida pública. Llegados a este punto hay que decir que ya vale de utilizar el estribillo de los derechos sociales. Es una frase muy repetida, pero vacía de contenido en una situación de casi cuatro millones de parados. El trabajo es el principal derecho social y mucha gente lo ha perdido y tiene dificultades para acceder a él. Sabemos que a Medio Ambiente le quitan un 8 por ciento y a Obras Públicas un 10. No somos tontos, no nos vengan con la excusa de los derechos sociales para que no nos preocupemos. Sabemos que la cosa está negra. 

Obligaciones sociales

A los políticos se les llena la boca al hablar de derechos sociales. “No vamos a quitar ni un solo derecho social”. Ese es su estribillo. Derechos sociales para arriba, derechos sociales para abajo. Hoy vamos a hablar de algo de lo que nunca hablan nuestros dirigentes, de obligaciones sociales. Los ciudadanos, los afiliados, los trabajadores tenemos una serie de obligaciones sociales. Pagar los impuestos, ser honestos, productivos y competitivos en nuestro puesto de trabajo. No defraudar las prestaciones sociales de salud o de desempleo. En esto último, hay casos sangrantes, muchos de ellos en el sur. También debemos cumplir las leyes y cuidar del patrimonio común, desde el Pilar hasta el último banco de la ciudad. Cuando les hablen de derechos, piensen en obligaciones. Así tendrán una visión más amplia.