Real Madrid Marketing S.A.

Sí, sí. El Madrid jugó mejor, mucho mejor, pero no mató al Milán cuando debería haberlo hecho. Crisitiano Ronaldo entró al trapo de los defensas marrulleros y estuvo haciendo payasadas más preocupado de buscar la segunda amarilla del lateral derecho que de buscar el segundo gol de su equipo. Mourinho es un vendedor de motos muy bueno, además de un grandísimo entrenador. El Madrid lleva engañándose mucho tiempo. Ahora puede dejar de hacerlo porque tiene argumentos futbolísticos, pero lo va a tener difícil. Por ejemplo, empatar a cero con un equipo de segunda B es un desastre. Sin embargo, el equipo no paraba de decir que habían estado muy bien y que habían tenido una gran actitud. Eso no sirve. Hay que ganar. Cuidado con el marketing. Eso no gana partidos.

Personas con precio

La televisión es un bombardeo constante. Ayer estuve haciendo zaping durante diez minutos y vi dos asesinatos, una separación, una petición de mano y un tipo que daba trabajo a tres desgraciados. Ahora toca hablar del futbolista que cuesta tantísimo dinero. El problema está en que a muchos les están comprando la ilusión y a otros el temor. 94 millones de euros en conversaciones, en discusiones, en envidias y suspicacias. Hay gente que tiene un precio y no me refiero al futbolista que se dedica a su trabajo y, por lo visto, a algo más. Así está el mundo, debatiendo si se genera ese dinero o si no, cuando lo que se tendría que discutir serían otras cosas. Pero seguimos perdiendo profundidad. La crisis económica es pequeña comparada con la crisis de interioridad que todos llevamos a cuestas. Un día nos miraremos al espejo y nos querremos morir al ver que no somos Cristiano Ronaldo.