Agua del grifo

Parece que en tiempos de crisis nos ponemos todos susceptibles y hasta un poco pesados. Ahora está mal visto gastar demasiado en luz. Algunas empresas dicen que usan bombillas de bajo consumo y el Ayuntamiento nos promete que este año se gasta menos que otros y que somos de las ciudades que menos consumen. Además, desde la Expo, no se puede tirar de la cadena demasiadas veces. Eso sí, seguimos yendo a comprar agua a los supermercados porque la que sale por el grifo es más mala que las ratas. Así que, bien mirado, seguimos, como hace muchos años, teniendo que ir a buscar el agua al pozo. Eso también pasa en el tercer mundo. Nadie critica lo que gasta un vuelo o lo que supone hacer uno de los seiscientos mil desplazamientos que vamos a hacer durante este puente. Por otro lado, necesitamos que haya consumo para que la economía funcione.