Comunismo sobre ruedas

Hace un año que comenzó el servicio Bizi -con Z- en Zaragoza y ha resultado un éxito. Si se fijan, Bizi es un sistema comunista. No hay propiedad privada. Todo es de todos y todas las bicicletas pertenecen al Estado, en este caso al Ayuntamiento. La bici nos iguala a todos los que tenemos la tarjeta. La tenemos en posesión, pero no en propiedad. Las normas son estrictas. Si te pasas de media hora, estás fuera del sistema. Si la rompes, también. Hay un férreo control sobre la República Comunista de la Bizi. Como nadie es dueño de ninguna bicicleta, se supone que el uso y el cuidado será más negligente y que se estropearán a una velocidad mayor. Los vándalos no se atreven con las bicis del poder. Sólo roban los sillines y las ruedas de las que están fuera del sistema. Conclusión: es más fácil ir en bicicleta por Zaragoza. Más fácil y más cómodo, aunque sigue siendo complicado ir con la bici de uno. Ya lo saben, si usan el sistema Bizi, tal vez sean comunistas. Y ustedes sin saberlo.