Sin minutos de silencio

Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Resulta que nos hemos quedado sin minutos de silencio, que ahora no se lleva el silencio, sino meter un cuarteto de cuerda o una tristona melodía de violón. Resulta que el silencio es malo porque invita a pensar o, peor aún, al recogimiento interior y hasta a la capacidad de orar, es decir, dirigirse a un Dios supremo para pedirle cosas buenas.
Resulta que los minutos de silencio están en crisis y que la bellísima música del cello -él no tiene la culpa- parece que llena el vacío que nos deja el silencio. Nos falta contenido y una música tan emotiva parece que nos justifica.
Resulta que viene Bustamante a Zaragoza y hay doce cámaras en su rueda de prensa, mientras la movilización por los muertos de Birmania es problema de los cuatro locos de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *