Recuerdos de un R12

por | 11 enero, 2013
Ponle una nota, por favor
[Total: 1 Average: 5]

Volvíamos de jugar al fútbol. El semáforo se puso rojo. Miré a mi amigo Diego y le dije “vamos”. Había una fila de coches muy larga. Era hora punta. Salimos cada uno por su puerta. Pretendíamos dar la vuelta a mi Renault 12 ranchera matrícula de San Sebastián y volver a entrar. Lo hacíamos mucho y era divertido. La gente se quedaba mirando, a veces pitaban, otras se enfadaban. Nosotros nos reíamos y seguíamos viviendo. Pero esta vez fue diferente.
Salí del asiento del conductor y me dispuse a rodear el coche por la parte delantera. Diego hizo lo mismo. Yo iba agachado y no lo vi. Fue como chocar contra un muro. Me llevé la peor parte. Empecé a sangrar por la nariz como un tocino. El semáforo se puso verde. Bocinas, pitidos, gente gritándonos y una furgoneta en la que iban montados algunos de nuestros compañeros del partido de fútbol y que pasaron a nuestra altura aplaudiendo.
Dentro del coche, había una bolsa de Frutos Secos el Rincón que me sirvió como pañuelo.

 

r12

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *