Los tontos sociales

Ponle una nota, por favor
[Total: 2 Average: 5]

redLas redes sociales se han convertido en la manga pastelera para hacer pasar a la masa por el aro de la tecnología. El que es listo es listo. El que es tonto, ignorante o indocumentado tiene una nueva forma de poner su individualidad al servicio del rebaño.

Las redes sociales se magnifican y se convierten en un ente abstracto que permite a informadores y opinadores poner en boca de un tercero ideas de cualquier tipo. Otra vez el argumento del escándalo. Otra vez contar lo que otros han dicho y repetir el qué mal está todo y el ya nada me sorprende. El periodismo, torpe, inculto, servil e incapaz, se tambalea ante este fenómeno y no sabe si filtrarlo, anularlo o alimentarlo. El motor es el mismo, los medios son diferentes.

La mayor parte de las noticias que triunfan en las redes sociales son monstruos que se alimentan de dos tipos de miserias: el morbo y la indignación. En Borja, una crucifixión posmoderna y provinciana se repite. Unos se ríen por maldad, otros por curiosidad, algunos por ignorancia y otros por emulación. Pasa el circo como pasaron los americanos por el pueblo de Bienvenido Mr. Marshall y no queda nada. Cara de tontos y ridículo.  Así como Pilato dijo “aquí tenéis al hombre”, Cecilia, involuntariamente, ha dicho, “aquí tenéis al mono, al esperpento”. Pilato y Cecilia creen que han destruido algo y no saben que la gente lo va a adorar. Por otro lado, en los Yébenes, con la excusa de una conspiración política que no le importa a nadie, se distribuye cuarto y mitad de morbo vestido de periodismo e información para ver o no ver porno casero.  Y en Córdoba se reedita el crimen de la calle Fuencarral que desde 1889 viene dando de comer a unos cuantos y de qué hablar al resto. No son las redes sociales. No se engañen. Somos nosotros. Los tontos sociales.

 

One thought on “Los tontos sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *