Insultos como los de antes

Ponle una nota, por favor
[Total: 1 Average: 1]

Ya no se insulta como antes. Se denomina insulto a cualquier palabra que sea utilizada por el emisor con la intención de lastimar u ofender a otro individuo, por lo tanto, entramos en las aguas de la subjetividad. «Usted me insulta diciendo eso», se escucha de vez en cuando. Pero ya no se insulta con estilo. Para insultar bien no sirven los siguientes asuntos: sexualidad, progenitores, apariencia, discapacidades físicas, capacidades mentales, poder adquisitivo o razo y procedencia. Si quitamos estos aspectos, es donde el buen insultador brilla. Los políticos siempre dicen lo mismo: «el conjunto de la ciudadanía». No tienen imaginación y son los únicos con permiso para insultar un poco sin que se les pidan cuentas por ello. Por eso, ya nos podemos olvidar de escuchar insultos artísticos. Ya no se insulta como antes.

3 thoughts on “Insultos como los de antes

  1. Creo recordar que Schopenhauer, el filosofo, escribió un libro sobre el arte de insultar. Es cierto, es un arte, algo que requiere de´cierto dominio y estilo.
    Ya no se insulta bien. Un buen insulto es aquel que uno sabe, conoce, el significado de lo que esta diciendo. No es decir por decir. Se debe saber lo que se dice.
    El buen insulto no debe estar falto de ironia. Al igual que otro gran filósofo, Sócrates, es conveniente que el insultado ignore su situación de ifendido, de esta manera se puede profundizar mas en el arte de insultar, llegando a extremos sublimes. ¿Qué placer mayor puede haber que el de insultar a alguien sin que se de por aludido, y mantenga una relación cordial con el insultador?. Si eso no es insultar bien….
    Suerte Maquinista.

  2. Vengo de un blog donde se hablaba de «amor» y aterrizo en otro donde se habla de insultos. Mi conclusión: los mejores insultos provienen del amor (o del desamor) ¿o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *