Google siempre tiene la razón. ¿Quiénes son los más desfavorecidos?

por | noviembre 16, 2011
Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

No me gusta nada la expresión «Los más desfavorecidos». Si cambias la palabra por cualquier otra, la frasecita previa tiene un sentido peor: los más tontos, los más pobres, los más desgraciados, los más feos, los más listos… Desfavorecidos es un adjetivo que duele poco, que transmite poco, es un adjetivo anestésico y por eso la frase «los más desfavorecidos» no me gusta nada.

Además, creo que los más desfavorecidos somos nosotros. Los que tenemos luz y agua corriente, coche, moto y bienestar en el cuarto de estar. Somos los más desfavorecidos porque nos perdemos las cosas importantes de la vida, porque hemos olvidado la sonrisa y porque cualquier problema tonto desmorona nuestro mundo. Además, para terminarlo de arreglar, ahora estamos en manos de los mercados.

Hoy, Google me ha dado una alegría. Al escribir la frasecita en cuestión en el buscador, me he encontrado con sus caras nada desfavorecidas: ricos, inconscientes, sin tiempo para lo importante, asediados por gente que los mira como a monos de zoológico, con la crisis familiar acechando… Aquí los tienen.

 

Un pensamiento en “Google siempre tiene la razón. ¿Quiénes son los más desfavorecidos?

  1. marta

    tienes toda la razón. Creo que deberíamos pararnos más a menudo a preguntarnos quién son realmente los desfavorecidos. Todos los que viven en países poco desarrollados en los cuáles ninguna empresa, ningún multimillonario ni nadie ha decidido llevarles nuestra tecnología y nuestros avances, viven mucho más felices, relajados y tranquilos que nosotros. Afrontan su día a día con una sonrisa, se ayudan los unos a los otros, comparten lo que tienen y viven sin estar sujetos a horarios, prisas, citas de agenda y atascos diarios.
    yo muchas veces me pregunto si realmente no seríamos mucho más felices viviendo de ese modo sin móviles, portátiles, coches…solo con la calma y tranquilidad de ir haciendo las cosas a nuestro ritmo y viendo cómo pasa el tiempo fijándonos únicamente en la posición del sol a lo largo del día.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *