Entré en Sephora

Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Entré en Sephora pensando en la misión trascendental de la hache intercalada.

Tenía sed y comencé a beber el líquido que había dentro de los innumerables botes de colorines que llenan las estanterías.

Una señorita se acercó a mí y me dijo:

-¿Qué hace?

-Bebo.

-Pero eso no está permitido. Está usted bebiendo perfume.

-No. Me bebo los recuerdos que tendrán en el futuro algunas personas. Desengaños, nostalgias, sudores, pulverizados que intentan tapar el implacable olor del hospital.

Me invitaron a salir de Sephora. Eructé y de mí boca salió una nube multicolor que se elevó hasta el cielo.

 

One thought on “Entré en Sephora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *