Entré en Purificación García

Ponle una nota, por favor
[Total: 1 Average: 5]
Entré en Purificación García. De pronto, el elegante local se convirtió en un corral y la bellísima dependienta en una señora de pueblo con delantal. Me miró y gritó con un chillido estridente:

-¡Puri! ¡Que ya está aquí el capador!

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *