Entré en Panishop

por | 5 mayo, 2011
Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Entré en Panishop tarareando una cancioncilla infantil.

-¿Qué desea?

-A usted, por ejemplo.

-¿Perdone?

-Quiero saladitos. Muchos saladitos. Quizá, todos los que tenga.

-De acuerdo.

-Los saladitos son el principio del fin. Son los culpables de la decadencia de Occidente.

-¿Por qué dice eso?

-Porque no saben a nada. Son masa rellena de no se sabe qué. Los saladitos son veneno. Son inercias y despedidas.

La chica no contestó más. Llenó las bandejas en silencio.

-Los saladitos saben a lágrima. Engordan. Son rutina, son “habrá que llevar algo”. Además, tienen un nombre infame. ¿Se imagina usted que los pasteles se llamaran “dulcecitos”?

La dependienta se parapetó tras su visera. Pagué en monedas de diez céntimos.

Salí de Panishop pensando que la venganza se sirve en bandeja de cartón brillante.

 

2 pensamientos en “Entré en Panishop

  1. unjubilado

    Entré en Panishop, busqué en los estantes, pedí algo blandito, me preguntó que me pasaba, le comenté que mis dientes ya no son lo que eran, me recomendo los dulcecitos, me llevé una gran bandeja, me lo agradeció y me regaló unos saladitos recién hechos para que fuera haciendo boca.

    Responder
  2. Christian

    Muy bueno! Estoy de acuerdo en lo de los saladitos. vaya modas. Aunque de ahí a que sean los culpables de la decadencia de Occidente…
    Saludos!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *