Entré en Bershka

Ponle una nota, por favor
[Total: 0 Average: 0]

Entré en Bershka. Me enamoré de una maniquí. Salí de Bershka. Volví a Bershka varias veces hasta que la maniquí me amó.

Salí de Bershka con mi maniquí de la mano. Al doblar la esquina, me miró y me dijo:

-¿Me amas?

Entonces, miré a sus ojos y ya no supe si era ella la maniquí a la que  amaba.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *