Crónica de mi primer Bloguellón (aunque era el número 20)

por | 17 diciembre, 2009
Ponle una nota, por favor
[Total: 1 Average: 5]

Veinte bloguellones. A la de veinte va la vencida. Carmelo fue por delante con un horno y tres tiendas para sortear. No me tocó nada. A Rosa le tocó un cuchillo jamonero envuelto en papel de plata. Lo cambió por una de nuestras tiendas.

Predicadores 70. Aquí no hay ni el Tato. Entro en el albergue y veo a cuatro jóvenes chateando y a tres conversando en unos sillones. No hay prisa a los veinte años. Sigo caminando convencido de que me he equivocado. No es así. Algo me dice que baje por unas escaleras con pinta de antiguas. El follón siempre está abajo, como los gases perversos.

-¿Qué Saldaña eres tú?- me pregunta el gran Sarria, el hombre de los 18 blogs. Entre Emilio y Jose María Moncasi le explican quién soy yo. Emilio se mueve en el bloguellón como un anfitrión, preocupado de que todo salga bien. A veces, se distancia un par de metros y observa. Tiene silencios y caladas muy hondas.

Gabriel va de aquí para allá. Él es el inventor del montaje, el que nos invitó a entrar en las pantallas de nuestros ordenadores a conocernos. El que nos dijo que detrás de cada blog había alguien. Y le hemos creído. Yo a la de veinte. Hay una actuación de magos. Un link por un truco. O un truco por un link. Sea.  Bambino y yo tenemos algo en común. Su cara me sonaba.

Aparece un hombre bueno repartiendo guirlache. Debería haber más gente como Carlos en este mundo. Yo me llevo ración doble y no digo que no. Ha sido un año duro.  Un tipo mediocre debuta como yo y observa el percal con escepticismo. Le digo al oído que esto tiene algo de reunión de alcoholicos anónimos, pero que tiene su gracia. En el fondo, estamos encantados.

Conozco a Tricas, un tipo afable y serio. También aparece por ahí la madre de Alex. Es su primera vez, como la mía. Los blogs de cocina arrasan. Por cierto, Javier Monzón tiene muchas fans. No me extraña, con lo bueno que está… Durante el sorteo, comparto esperanzas con Pichicola y con Nicolás de Roymar. A ellos les toca algo. A mí nada. Habrán sido más buenos.

Me gustaría quedarme a cenar, pero no puede ser. Tiro la bomba de humo y desaparezco. No será la única vez.

16122009

15 pensamientos en “Crónica de mi primer Bloguellón (aunque era el número 20)

  1. Miky

    La verdad es que hubo un gran ambiente. Habrá que dar las gracias a los organizadores y a los asistentes, no?

    Gracias!

    Responder
  2. Mcallan

    Gran y divertido post. Unicamente leyendo me pena no haber podido conocernos, para el 21 !!!

    Responder
  3. admin

    Versos de sarria en mi blog. Que suenen las campanas.
    Miky, es un placer casi conocerte.
    Lo mismo le digo a Mcallan. Creo que salimos en una foto juntos. Dime cuál es tu blog.

    Responder
  4. unjubilado

    Me ha gustado mucho tu crónica, me recuerda a los primeros bloggellones en los que nos referenciábamos todos, claro que ahora con 68 asistentes en muy difícil poder hacerlo.
    ¿Qué no te ha tocado nada? Igual que a mí, pero nos ha tocado asistir al próximo blogellón.
    Te espero.

    Responder
  5. Anónimo

    Osea que algo de reunión de alcohólicos anónimos,eh? Ya te vale.
    Bueno, me alegra que, en el fondo,estuvieras encantado.
    Fue un buen rato rodeados de buena gente.
    Un abrazo

    Responder
  6. CalvoConBarba

    La verdad es que estuvo bien. Para mi incluso mejor que para ti, porque encima me tocó algo (un Poken) en el sorteo. La pena no haberte identificado. Para lo próxima seguro, que yo soy fácil de reconocer, vale?

    Responder
      1. Heidi

        Bonjour,Non ce regroupement n’est pas soutenu et reconnu à la Ville de Québec.Il pourrait se concrétiser une SDC là-aussi, mais il n’y a pas d∨uoqsbligation à court terme.

        Responder
  7. Pilar

    Para ser el primero, estuvo muy bien. Seguro que repetimos no?.
    A mi tampoco me tocó nada pero al final me fui a casa con una gorra para mis chicos.
    Gracias por el enlace.
    Besicos
    Pilar (mamá de Alex y Fer)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *