Características de las bolsas de plástico: la historia de un timo

Ponle una nota, por favor
[Total: 2 Average: 5]

No me gusta pagar por las bolsas de plástico. Mi artículo Diez formas de no pagar por las bolsas de plastico explica algunos trucos al respecto. Si hay bolsas totalmente biodegradables, ¿por qué la ley no obliga a fabricarlas? Cuándo las bolsas ya no contaminen, ¿volverán a ser gratis? Lo dudo.  

Si pagas por algo contaminante se supone que lo usarás menos. ¿No sería más razonable no fabricarlo?  Si se pueden hacer bolsas compostables, aunque sean un poco más caras, ¿por qué no se hacen? 
¿De dónde viene todo esto? De la Directiva Europea 2015/720 Del Parlamento Europeo y del Consejo de 29 de abril de 205 donde se explica con algo de detalle las características de las bolsas de plástico. 

Entre muchas otras cosas, es interesante conocer la diferencia entre bolsas oxodegradables y bolsas compostables. Las primeras se fragmentan mucho y son muy contaminantes. Las segundas se degradan completamente en poco tiempo.

Según estas disposiciones, parece que la solución al efecto contamintante de un objeto está en hacer que los usuarios paguen por él. Eso no evita la contaminación, quizá la disminuya. ¿Por qué la ley no habla de esto?

Esto dice el artículo 11 de la directiva: “Las medidas que tomen los Estados miembros pueden incluir el uso de instrumentos económicos como los precios, los impuestos y las tasas, que han demostrado ser particularmente eficaces para reducir el consumo de bolsas de plástico, y restricciones a la comercialización…”.

La Directiva no invita a los Estados a fomentar el uso de las bolsas compostables. Solo regula su etiquetado en el artículo 20 bis. ¿Por qué no lo hace? Nos preguntamos ¿es más cara una bolsa compostable que una bolsa de plástico tradicional? La respuesta es que sí.

En pequeña escala: un paquete de 200 uds de bolsas compostables cuesta 16 euros. La unidad está a 0,08. 

Un paquete de 200 bolsas normales: 1,78. La unidad cuesta 0,008. ¿Es todo cuestión de un cero más?

Fuente: Tienda de las bolsas.  

En todo esta jugada, ganan sin duda los comerciantes. Nadie los invita a invertir en bolsas de papel o en bolsas compostables. ¿Por qué? El aumento de precio en las bolsas se compara a un impuesto o a una tasa. Pero en este caso, el beneficiario es el sector del comercio que cobra por algo que antes daba gratis. El  Real Decreto 293/2018, de 18 de mayo, sobre reducción del consumo de bolsas de plástico y por el que se crea el Registro de Productores dice en su exposición de motivos que en 2021 las bolsas ligeras y muy ligeras deberán ser compostables.

Respecto al resto de bolsas dice esto: “Los comerciantes no están obligados a sustituir las bolsas de plástico no compostables por las bolsas de plástico compostables, sino que podrán hacer uso de cualquier otra solución teniendo en cuenta que ésta no derive en un incremento de la generación de residuos de envases”. El anexo 1 de este Real Decreto da unos precios orientativos para cobrar las bolsas. Entre 10 y 15 céntimos, según el espesor. Si vemos precios de los productores de bolsas, el comercio gana unos ocho céntimos por cada bolsa.

Si hacemos caso a esta información de Consumer, se consumen 300 bolsas por habitante. Cada español aportará 30 euros en bolsas al año a las cadenas de supermercados con el pretexto de evitar la contaminación. Cabe preguntarse lo siguiente: cuando las bolsas de plástico sean compostables en todas las tiendas, ¿serán otra vez gratuitas? Hay motivos para dudar. De hecho, Mercadona está haciendo una prueba con bolsas de papel no contaminantes. Aquí pueden ver el enlace y pueden ver que cuestan quince céntimos

Conclusión: Paga para concienciarte. Paga para no contaminar. Paga para mejorar el mundo y cuando ya no contamine, PAGA PORQUE YA TE DA IGUAL.

¿Qué opinan?

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *